03 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Salvador Illa, ministro de Sanidad

Illa pide tiempo a las autonomías para evitar modificar el estado de alarma

El ministro de Sanidad quiere evitar modificar el decreto del estado de alarma para ampliar los horarios del toque de queda y así reducir el desgaste político del Gobierno.

| ESdiario España

El Gobierno quiere evitar modificar el decreto del estado de alarma para poder ampliar el toque de queda como quieren algunas Comunidades Autónomas. Sabe que para poder realizar el cambio necesario para poder autorizar un cierre a las 20.00 como el de Castilla y León y poder prorrogarlo por  un tiempo mayor a quince días necesita el respaldo del Congreso de los Diputados y eso supondría que Sánchez tendría que exponerse a un desgaste político mayor. Por ello, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha vuelto a pedir tiempo a los líderes regionales para que las medidas actuales tengan su efecto ya que, a su juicio, las armas son suficientes. Pero el virus avanza y los datos cada día son peores.

De hecho,  Illa ha insistido en el argumento que ha esgrimido estos últimos días, y en una entrevista en la Cadena Ser, ha reiterado que "los instrumentos que hay, si se utilizan adecuadamente como se están utilizando por parte de las comunidades autónomas , si se espera el tiempo necesario para que den resultados, son suficientes según el criterio de nuestros expertos para dar respuesta a este incremento de casos".

 Aún así, se ha abierto, al igual que hizo este lunes la ministra Carolina Darias, a escuchar las propuestas que realicen las autonomías en el Consejo Interterritorial del próximo miércoles, donde se volverá a poner encima de la mesa la posibilidad de un cambio que el Gobierno pretende evitar. "Siempre hemos tenido una actitud de escucha y de considerar las diferentes propuestas que nos hacen las Comunidades Autónomas y los distintos actores en este combate contra la pandemia. Eso es lo que estamos haciendo y lo que seguiremos haciendo", ha asegurado el ministro.

Además, considera que el aumento de casos que se están registrando estos días, y que según el director del Centro de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, supone casi el pico de la tercera ola, es "fruto, según los expertos, del período navideño. Eso provoca que muchas veces queramos tener más instrumentos de respuesta".

Por ello, ha insistido en que, a pesar de que este lunes se llegó a una incidencia de 689,27 casos por cada 100.000 habitantes y se sumaron 455 personas más a la lista de fallecidos, hay que esperar para aplicar más restricciones, ya que, a su juicio, "si se espera el tiempo necesario para que den resultados, son suficientes, según el criterio de nuestros expertos al menos, para dar respuesta a este incremento de casos".

Sin embargo, muchas comunidades ya no quieren o no pueden esperar. Quieren aplicar medidas más duras como la ampliación del toque de queda o, incluso los confinamientos domiciliarios, para evitar que el virus se descontrole aún más y colapse los servicios sanitarios, ya de por sí saturados.  

Pero de momento, el Gobierno, que ha dejado en sus manos la gestión de la pandemia, no se lo permite. No las dota de un marco jurídico más amplio para poder aplicar más medidas, aunque las exige que dobleguen una curva que, a juicio de muchos expertos parece imparable y más con la irrupción de las nuevas cepas, que parecen más contagiosas. 

Será este miércoles cuando las Comunidades Autónomas vuelvan a reunirse con el ministro para exponer sus necesidades, pero el Gobierno prefiere esconderse y evitar tener que comparecer en el Congreso para modificar el decreto que permitiría dar cobertura legal a las medidas que ya muchas regiones consideran necesario imponer.