| 15 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez acelerará aún más en septiembre en la radicalización del PSOE.
Sánchez acelerará aún más en septiembre en la radicalización del PSOE.

Sánchez dará otra vuelta de tuerca a su agenda ideológica para arrinconar al PP

El PSOE maneja en el último trimestre un paquete de leyes radicales con el aborto a la cabeza. Y habrá arremetida contra los toros, ley de Justicia Universal y otra de Libertad de Conciencia

| Javier Ruiz de Vergara España

Tras la Ley Trans, la eutanasia o la Memoria Democrática llegarán los toros, el aborto, la Ley de Libertad de Conciencia, la Ley de Asilo, o la Ley de Justicia Universal.

Moncloa lanzará en el último trimestre del año -una vez queden aprobados los Presupuestos Generales-; atada la legislatura y encauzado el reparto de los fondos europeos, una nueva reedición de su agenda más ideólogica con dos objetivos fundamentales: aglutinar la simpatía del caladero electoral de la izquierda y, de paso, arrinconar al PP e intentar otra vez presentar ante la sociedad española a los de Pablo Casado con un partido anticuado e inmovilista. Y obligado a mirar a su derecha y a Vox.

Al margen de las leyes más puramente económicas en cartera, como la Ley de la Vivienda, la posible recisión de la Reforma Laboral o el incremento del Salario Mínimo, Pedro Sánchez va aprovechar la puesta a punto de las ponencias ideológicas del PSOE en el 40 Congreso Federal del mes de octubre para volver a lanzar un nuevo paquete de medidas dirigidas a la izquierda más radical en sus postulados.

Como ya ha adelantado el director de ESdiario, Antonio Martín Beaumont, uno de los pilares de esa ofensiva radical será la revisión del Concordato, los acuerdos diplomáticos que España mantiene desde hace décadas con el Vaticano. Una constante en tiempos electorales, a la que el propio José Luis Rodríguez Zapatero se comprometió también, pero que ningún gobierno socialista se ha atrevido finalmente a culminar.

Pero la reeditada ofensiva laicista no será, ni mucho menos la única. Moncloa ultima un paquete legislativo que complemente la primera oleada que la coalición progresista ha completado en este periodo de sesiones con la Ley de Libertad Sexual (la del sí es sí); la de la Eutanasia, la Ley Trans, y la de Memoria Democrática, estas dos últimas en fase de tramitación parlamentaria.

 

 

Moncloa embarcará en el próximo trimestre al PSOE en una nueva agenda ideológica radical.

 

Pero Moncloa y Ferraz preparan una nueva oleada de leyes y proyectos que avanza el informe Cumpliendo, que Sánchez presentó el pasado jueves a modo de balance de sus logros en este periodo de sesiones y de los compromisos pendientes que aguardan a ser impulsados por el Consejo de Ministros o el Grupo Parlamentario Socialista.

Entre ellos, la Ley de Bienestar Animal, que augura polémica si se imponen las tesis de los sectores animalistas de PSOE y Podemos. Y que augura una batalla ideólogica sobre tradiciones seculares como la Fiesta de los Toros. Más aún, tras la salida del Ejecutivo y de la cúpula socialista de uno de sus defensores, el exministro José Luis Ábalos.

Además, Irene Montero última un clásico de la izquierda en el Gobierno, la nueva Ley del Aborto con la polémica previsión de que las menores de 16 años puedan interrumpir el embarazo sin consultar a sus padres. Carmen Calvo se había comprometido a matizar el proyecto desde la Vicepresidencia pero su salida allana el camino al Ministerio de Igualdad.

Justicia tiene en cartera otra reivindicación de la izquierda judicial, ahora alineada con Moncloa tras la batalla que mantiene Sánchez con el CGPJ: la Ley de Justicia Universal. Cabe recordar que los principales patrocinadores de este discutido proyecto son el exjuex Baltasar Garzón y la exministra de Justicia y actual Fiscal General del Estado, Dolores Delgado.

Y en esta última ofensiva ideólogica figura también una Ley de Libertad de Conciencia que, debido a su inconcrección desde el Gobierno, levanta muchas ampollas en diversos colectivos sociales y en los partidos de la oposición.