02 de Agosto de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Díaz Ayuso con varios miembros de su Gobierno en los pasillos de la Asamblea.
Díaz Ayuso con varios miembros de su Gobierno en los pasillos de la Asamblea.

Ayuso diseña un Gobierno batallador y continuista con Ossorio como portavoz

Madrid seguirá siendo el gran acorazado del PP contra las políticas de Sánchez en esta legislatura corta. La presidenta regional apuesta por la natalidad, el ecologismo y los impuestos bajos

| Ana Martín España

 

"La Comunidad de Madrid se ha convertido en el primer muro donde se estrellan las políticas del Gobierno central", proclamó Isabel Díaz Ayuso cuando habían transcurrido apenas dos minutos de su discurso de investidura, exhibiendo orgullosa la cabellera del PSOE. Partido que, como recordó, ni siquiera liderará la oposición, sino que ha quedado relegado a tercera fuerza parlamentaria.

La política que este jueves presentó por segunda vez sus credenciales ante el pleno de la Asamblea de Madrid ha cambiado respecto a aquella que lo hizo por primera vez en agosto de 2019, cuando en el PP aún reinaba el escepticismo sobre la arriesgada apuesta de Pablo Casado (a pesar de haber conservado la Comunidad de Madrid).

Entonces Díaz Ayuso sostuvo: "No pretendo un gobierno instalado en la reivindicación, pero tampoco esperen en el Gobierno central que Madrid sea tratada injustamente sin contestación". Y vaya si ha habido contestación, hasta el punto de convertir la región en el gran acorazado del PP contra las políticas de Pedro Sánchez. Y así seguirá siendo.

Una presidenta liberada

Díaz Ayuso es hoy una presidenta liberada de cualquier oposición interna en su Gobierno -e Ignacio Aguado, su socio hasta meses, lo era- y a la que los números le sonríen. Porque, aun sin mayoría absoluta, tiene más diputados que toda la izquierda de Más Madrid, el PSOE y Unidas Podemos junta.

Ello no solo merma mucho las fuerzas de la oposición a su izquierda, sino también a su derecha: a partir de ahora si Vox quiere tumbar cualquier política de Díaz Ayuso no le bastará con abstenerse, sino que tendrá que votar junto a Mónica García y el resto. Y ya lo dijo la propia Rocío Monasterio el miércoles en Espejo Público: "Con la izquierda no voy ni a cobrar una herencia". 

Díaz Ayuso durante su discurso. De fondo, Mónica García y la bancada de Más Madrid. 

 

En la primera jornada del debate de investidura, Díaz Ayuso desplegó todo el arsenal político que empleará en esta legislatura corta: ayudas a la natalidad, ecologismo y menos impuestos. En la segunda dará a conocer su Ejecutivo para no conceder un solo foco a la oposición. Así es ella.

Sin cambios de calado

Tendrá un equipo de nueve consejeros y ningún vicepresidente. Fuentes cercanas a la presidenta en funciones señalan a ESdiario que no habrá cambios en "el grueso del Gobierno". "Ayuso no se plantea cambiar lo que ha funcionado bien", añaden. Y eso pasa, entre otras cosas, por mantener a quien ha desempeñado el papel de portavoz tras la salida de Aguado en marzo: Enrique Ossorio, que empezó como consejero de Educación y Juventud y fue sumando competencias. 

Se da por segura, también, la continuidad de Enrique Ruiz Escudero en el ejecutivo (que siga o no en Sanidad es otra cuestión), Enrique López, David Pérez, Paloma Martín y Javier Fernández-Lasquetty. Estará, seguro, Marta Rivera de la Cruz, consejera de Cultura con Cs hasta la ruptura de la coalición, pero que Díaz Ayuso siempre tuvo en mente recuperar.

A pesar de que una de las prioridades de la presidenta será hacer de ésta "la legislatura más verde de la Comunidad de Madrid", no habrá una consejería específica para ello, a diferencia de Sánchez, que tiene un ministerio de Transición Ecológica cuya titular tiene rango de vicepresidenta cuarta.

Desde el equipo de Díaz Ayuso se muestran especialmente satisfechos con la apuesta que está haciendo por la "economía verde" y el hidrógeno limpio; por un ecologismo distinto al que pregona y promueve la izquierda, que en Madrid tiene su máximo exponente en la líder de la oposición, Mónica García. En España hasta ahora ningún líder de centro derecha había enarbolado con tanta fuerza esta bandera.  

El muy comentado cheque bebé

Su anuncio de un cheque bebé de 14.500 euros para madres de hasta 30 años, que lleven 10 empadronadas en Madrid y ganen un máximo de 30.000 euros anuales generó este jueves un intenso debate por los dos primeros requisitos (no así el tercero). Aunque ésta es su propuesta, los términos están abiertos a una negociación futura, si la hubiera.   

La jornada de este viernes servirá para que la oposición se coloque. O recoloque. De la portavoz de Más Madrid se esperan pocos cambios, puesto que su fórmula le ha servido para alzarse como líder de la oposición frente a un partido -el PSOE- que hace dos años ganó las elecciones madrileñas y hoy es tercero. 

Hay curiosidad por ver cómo se desenvuelve la nueva portavoz socialista, Hana Jalloul, que deberá buscar su sitio y voz propia entre el fuego cruzado de Isabel Díaz Ayuso y Mónica García. Enfrente, una presidenta fortalecida por las urnas y decidida a quedarse no solo dos años más, sino al menos seis.