| 27 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pablo Iglesias, en Telecinco con Piqueras
Pablo Iglesias, en Telecinco con Piqueras

Iglesias revela a Piqueras que Garzón iba a ser su candidato en Madrid

El líder de Podemos sigue sin aclarar cuándo dimitirá como diputado y explica en Telecinco las verdaderas razones de su salto a la Comunidad de Madrid.

| Yolanda Lorenzo España

El candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid no iba a ser Pablo Iglesias. El elegido inicialmente era Alberto Garzón, coordinador general de IU, diputado por el partido morado y ministro de Consumo.

Ése era el Plan A de Iglesias, tal y como él mismo ha desvelado en una entrevista de Pedro Piqueras en Telecinco. Incluso esa opción se discutió en la cúpula de Podemos, con Garzón presente, aunque finalmente se consideró "más útil" que continuara en sus actuales responsabilidades en el Gobierno de coalición como titular de una cartera menos c0mo a de Consumo.

 El fin de ciclo de Iglesias: la verdad de su salto a Madrid sin paracaídas

Iglesias no descartó presentar su dimisión como vicepresidente segundo del Gobierno el próximo 14 de abril, al borde del inicio de la campaña electoral, para hacerlo coincidir con la simbólica fecha de la proclamación de la II República, pero no aclaró cuando piensa devolver el acta de Diputado en el Congreso, incompatible con la condición de parlamentario autonómico, si acaso llega a recoger sus credenciales en la Asamblea de Madrid.

Sobre su futuro

En plena especulación sobre la convocatoria de un "Vistalegre IV", Iglesias si insistió en que abandonaría el liderazgo de Podemos en favor de Yolanda Díaz, a quien designó ante Piqueras como la futura lideresa de Podemos y su candidata en las Elecciones Generales.

La realidad es que, al menos hasta que renuncie a su escaño de diputado, Iglesias puede mantener un discurso de retirada nacional y de salto a Madrid pero dejándose una puerta abierta al retorno al Congreso, para controlar una parte del Gobierno y, a la vez, sentirse más suelto ante Sánchez al no formar parte de él: bastaría con que no recogiera su acta en Madrid y, de esa manera, su credencial en el Parlamento seguiría activa.