17 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Sánchez deja a su suerte al Rey Emérito pero elogia a los ministros de Podemos

El presidente del Gobierno ha vuelto a establecer otro 'cordón sanitario' en torno a la figura de Juan Carlos I por sus "conductas incívicas", mientras que está "satisfecho" con Podemos.

| A. Jiménez España

El presidente del Gobierno ha vuelto a dejar a su suerte al Rey Emérito: Las noticias de sus últimas regularizaciones fiscales no son suficientes para que Sánchez muestre ningún tipo de respaldo hacia la figura de Juan Carlos I, sino todo lo contrario, ha insistido en mostrar su rotundo "rechazo" a las "conductas incívicas" que, a su juicio, ha protagonizado.

De hecho, el presidente, que daba una rueda de prensa después de casi dos meses sin comparecer ante los medios, ha insistido en que "si alguien ha cometido irregularidades, lo que tiene que hacer es repararlas", aunque ha eludido responder acerca de la posibilidad de un retorno de Don Juan Carlos a España una vez que se esclarezcan todos los detalles sobre su situación fiscal.

 Así, Sánchez ha vuelto a imponer su particular 'cordón sanitario' en torno a la figura del Emérito, puesto que "no se está cuestionando a una institución, sino el comportamiento de una persona", para volver a recalcar que Felipe VI "ha marcado un antes y un después a favor de la ejemplaridad y la transparencia" y cuenta con todo su apoyo.

Por ello, espera que "la actual Casa Real siga los estándares de ejemplaridad y transparencia de una democracia plena como la nuestra". Unas últimas palabras en las que intentaba desmarcarse del discurso lanzado por sus socios de Unidas Podemos, en el que se aseguraba que en España no existe una "normalidad democrática".

Pero Sánchez, en su tono habitual de dar una de cal y otra de arena a Iglesias, también se ha referido a las discrepancias, cada día más críticas, en el seno del Gobierno de coalición. Para Sánchez,  "gobernar es complejo, y hacerlo en coalición un poco más".

Está "satisfecho" con el trabajo de los ministros 'morados'

Así, ha señalado que está "convencido de que algunos de los proyectos de ley que estamos trabajando van a salir adelante", aunque no ha matizado cuáles, ya que las tensiones entre morados y socialistas se centran fundamentalmente en los proyectos de Igualdad, con Irene Montero y Carmen Calvo cada día más enfrentadoas y por la Ley de Vivienda,  una 'línea roja' según Iglesias que le mantiene en pie de guerra con Ábalos.

Sin embargo, Sánchez ha preferido evitar el asunto, y se ha reafirmado en las palabras que lanzó este miércoles desde la tribuna del Congreso de los Diputados, asegurando que está "muy satisfecho con el trabajo que están realizando todos los miembros del Gobierno de coalición".

Cruce de reproches ante la falta de acuerdo por el CGPJ

Por otra parte, el presidente  ha acusado este viernes al PP de bloquear el acuerdo para la reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).  Sánchez ha incidido en que "cuando se busca el acuerdo las partes tienen claro que van a tener que renunciar a algo" y por ello ha considerado que tras el acuerdo sobre el consejo de RTVE sin "vetos" resulta ahora "incomprensible" la actitud de bloqueo de los populares.

Sin embargo, la posición de Casado es diametralmente opuesta, ya que según ha explicado ante el comité de direcciónd el partido las "peleas internas" entre PSOE y Unidas Podemos han hecho "descarrilar" el acuerdo, ante el intento del Gobierno de incluir en el órgano a la juez Victoria Rosell y al magistrado José Ricardo de Prada. 

A juicio del líder de los populares, la incorporación de la primera solo supondría abrir una puerta giratoria más entre la política y la justicia, ya que ahora mismo Rosell es Delegada del Gobierno para la Violencia de Género, mientras que en el caso del segundo su inclusión "sería un fraude de ley", dado que, a su entender, ni ha sido elegido por sus compañeros dentro del turno judicial ni ha recogido avales para ello.