| 17 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
José Manuel Albares y Pedro Sánchez
José Manuel Albares y Pedro Sánchez

Sánchez dilapida 3,5 millones en “subvenciones feministas” para el tercer mundo

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha otorgado varios millones a proyectos “feministas” y de “empoderamiento de la mujer” para países en vías de desarrollo

| Miguel Centeno España

Una de las apuestas firmes del Gobierno de coalición desde que se formó a principios del año 2020, fue el feminismo y la “perspectiva de género” en diversas actuaciones políticas. Desde el Ministerio de Igualdad de Irene Montero, hasta el de Educación de Pilar Alegría, que ha establecido en la última reforma educativa la implantación de la “perspectiva de género” en diversas materias. 

Casi nada se escapa de esta política feminista del Gobierno, ni siquiera el Ministerio de Asuntos Exteriores quien, en medio de un conflicto enorme con Argelia después de que Sánchez reconociese la soberanía marroquí en el Sahara o con la guerra de Ucrania tras la invasión de Rusia, ha decidido aplicar la perspectiva de género entre sus planes.

Según informa el diario “Moncloa”, el Ministerio de Asuntos Exteriores, a través de la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional (AECID), ha otorgado en 2022, con José Manuel Albares a la cabeza, 3,5 millones de euros en “fomentar el feminismo en países en vías de desarrollo”.

Albares, según estas informaciones, habría destinado dinero a varios “proyectos”. El primero sería con una subvención de ideología de género tramitada a través de la AECID de medio millón de euros para “apoyar a la Entidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU Mujeres)”. 

De ese total, unos 560.000 euros subvencionados tenían como objetivo “lograr la igualdad de género y trabajar con los gobiernos y la sociedad civil en establecer mecanismos destinados a este fin”. Pero no serían los únicos fondos destinados a causas similares.

Algunos de los proyectos “con perspectiva de género” tendrían como fin la migración de las mujeres marroquíes, otorgando a esta causa 325.000 euros. Otro medio millón iría destinado a romper la brecha digital de género y combatir el abandono escolar en Marruecos y en Guatemala otro proyecto para crear “un espacio público con enfoque de género para dar protagonismo a las mujeres” habría recibido 100.000 euros.

Pero no serían los únicos países que habrían recibido fondos públicos destinados a implementar el “feminsimo”. Etiopía habría recibido 200.000 euros públicos para “apoyar proyectos universitarios transformadores de género”, al igual que República Dominicana, El Salvador y Uruguay, con un centro de formación para mujeres en este último país.

Y no es una cuestión aislada, ya que estos totales corresponden al año 2022, por lo que las cifras pueden ser mayores. Y es que, en total, el Ministerio dirigido por Albares, habría dado en 2021 a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) otorgó a 15 proyecto un total de 1,5 millones de euros.

España y su embajadora del feminismo

El Gobierno de coalición ha querido, además de ofrecer estas subvenciones, añadir más feminismo al mundo con una embajadora de la causa. El Consejo de Ministros ha decidido designar a María Jesús Conde Zabala como embajadora en Misión Especial para la Política Exterior Feminista. 

Se trata de un puesto de nueva creación en el marco de lo que Sánchez ha llamado 'Guía de Política Exterior Feminista’. Se trata de una mujer que fue consultora y representante de UNICEF en Bulgaria, República Dominicana y Nicaragua, además de asesora regional de protección en la Oficina Regional para América Latina y el Caribe en Panamá, y jefa de migración y desarrollo en la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas.

Según Moncloa, con esta “embajada” se da continuidad a la apuesta por una política exterior feminista por parte del Gobierno, aunque de momento se desconoce cuál podría ser el coste total de esta "embajada" y sus implantaciones, si las hubiera, a nivel nacional.