| 21 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez y Pere Aragonés
Pedro Sánchez y Pere Aragonés

Ayuso, Moreno, Mañueco y Miras encabezan la rebelión contra la "Mesa de diálogo"

Algunas comunidades autónomas han alzado la voz contra lo que consideran un trato preferencial del presidente hacia Cataluña.

| A. Jiménez España

La 'Mesa del diálogo' en la que se sentaron la Gobierno y la Generalitat solo ha servido para una cosa: enfadar a algunas autonomías que ven un trato preferencial de Sánchez hacia Cataluña.  Bajo este trato preferencial subyace la necesidad compartida de ambos, -Ejecutivo y ERC-, de seguir con una hoja de ruta que los mantiene como socios y con la que todos buscan un mayor rédito político.

ERC quiere seguir manteniendo su papel predominante entre el independentismo, haciendo suyo el relato de que solo negociando con el Gobierno se logrará la independencia, frente a la unilateralidad de Junts, mientras que Sánchez tiene la mirada puesta en la aprobación de los Presupuestos, para los que necesita a los republicanos.

 Por ello, con este trasfondo en el que solo cuentan los intereses políticos del presidente, algunas autonomías, como Madrid, Andalucía o Murcia han dicho basta a los privilegios de la Generalitat catalana y han subido el tono.

Una de ellas fue la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que ha tachado de "humillación y deslealtad" para todos los españoles la mesa bilateral que está manteniendo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con los "independentistas catalanes" y que perdurará en el tiempo tras el acuerdo alcanzado entre Sánchez y Aragonés.

"Se hace imprescindible denunciar la indignidad que supone esa mesa bilateral del Gobierno con los independentistas catalanes"

"Quiero subrayar la lealtad del Gobierno de la Comunidad con el de la nación para asegurar estabilidad institucional indispensable para que un país sea respetado dentro y fuera de nuestras fronteras. Se hace imprescindible denunciar la indignidad que supone esa mesa bilateral del Gobierno con los independentistas catalanes", ha lanzado la presidenta.

La dirigente autonómica cree que con estas reuniones bilaterales no solo están "dinamitando la estabilidad institucional", sino que también "supone una deslealtad institucional y una humillación para todos los españoles de bien", al tiempo que considera que "arruinan" una "multitud de proyectos empresariales".

Solicitan su reunión

Pero al margen de la crítica algunos dirigentes también han exigido que Sánchez tenga el mismo trato y organice encuentros bilaterales con todos ellos, puesto que hay cuestiones particulares que hay que tratar de forma inminente.

El presidente de Andalucía, Juanma Moreno, en una entrevista en Onda Cero, ya aseguró que hará valer lo que está escrito en el Estatuto de Andalucía, y a al igual que Cataluña, su comunidad autónoma también tiene derecho a una reunión de alto nivel con los miembros del Gobierno central. 

"Si Cataluña va a tener una Mesa Bilateral con el Gobierno de la Nación, Andalucía quiere la suya. Todos los españoles debemos tener los mismos derechos y oportunidades. No es razonable que negocien privilegios en detrimento de otros territorios de España", señaló el dirigente andaluz.

De hecho, el portavoz del Gobierno regional, Elías Bendodo, ya ha anunciado que Moreno ha enviado una carta, para solicitar de manera formal dicha reunión, tal y como ya había trasladado el propio líder andaluz a Sánchez en la última reunión en Moncloa, para abordar cuestiones que son de interés para la comunidad andaluza como la financiación autonómica y el reparto de los fondos europeos.

 

También desde Murcia han realizado la misma petición, teniendo en cuenta además, que la región tiene un problema que es necesario atajar por parte del Ministerio de Transición Ecológica como es la situación del Mar Menor.

Por ello, su presidente, Fernando López Miras, ha solicitado a Sánchez "una mesa bilateral para llegar a acuerdos y tomar decisiones urgentes" para atajar la catástrofe ecológica de la laguna salada.

"El Mar Menor necesita que el Gobierno central actúe o nos deje hacer a nosotros", ha señalado López Miras, que además, ha apostillado que "los problemas de la Región de Murcia no son menos importantes que los de Cataluña".

 Igualmente, el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha insistido en que este tipo de encuentros no pueden en ningún caso abarcar cuestiones que afecten al conjunto de España, como debates sobre la soberanía nacional, la financiación autonómica o los Fondos Europeos para la Recuperación.

"Es inaceptable que se haga a espaldas del resto de comunidades autónomas", ha reiterado el presidente de la Junta, antes de avanzar que también ha solicitado por escrito un encuentro con Sánchez para abordar cuestiones "importantes" para Castilla y León.

También desde Cantabria, Miguel Ángel Revilla, quiere sentarse con Sánchez. Al dirigente cántabro le parece "bien" esos contactos y diálogos aunque duda de si "a este nivel está justificado". Por ello,  ha confesado que a él también le gustaría que "Cantabria algún día tuviese una cumbre para hablar de las cosas de comer con tanto ministro y con el presidente del Gobierno".

Silencio entre los barones socialistas

Una petición en la que convergen numerosos presidentes autonómicos, pero frente a la que ninguno de los socialistas ha alzado la voz. El silencio entre los barones es total, pese a que muchos de ellos tienen cuestiones urgentes que tratar.

La infrafinanciación de la Comunidad Valenciana o los problemas de transporte de Extremadura, parece que no son asuntos lo suficientemente importantes para sus dirigentes como para exigir al Gobierno un trato similar al de Cataluña.

Todo ello, por no enfadar demasiado al líder socialista, Pedro Sánchez, que maneja con mano de hierro el partido, y no está dispuesto a tolerar ninguna salida de tono y mucho menos en vísperas de los procesos internos de primarias autonómicas que se tienen que dirimir.

De hecho, el único que se ha atrevido a opinar sobre ello ha sido el castellanomanchego Emiliano García Page, que ha defendido la existencia de la Mesa, pero a avisado que "no puede haber bajo ningún concepto ninguna opción a pensar que aquello que dependa y afecte a todos lo decida solo una parte".