| 06 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez y Biden, en la polémica "cumbre del paseíllo".
Sánchez y Biden, en la polémica "cumbre del paseíllo".

Biden echa otro jarro de agua fría: el problema de Sánchez no era solo Trump

El Gobierno vuelve a chocar con la administración norteamericana, que ha reafirmado su apoyo a Marruecos en el Sáhara. Ante los órdagos de Podemos y los otros socios del PSOE.

| J.R.V España

No parece que Pedro Sánchez haya comenzado con buen pie su relación con el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tras atribuir a Donald Trump el papel secundario de España en sus relaciones con la Casa Blanca.

Tras la polémica por la cumbre del pasillo, en la que el inquilino de La Moncloa apenas obtuvo un minuto de atención de su colega norteamericano, este viernes ha llegado un segundo desmarque de Washington con el gobierno progresista a cuenta de Marruecos.

Estados Unidos ha recalcado que "no hay cambios" en su posición sobre el Sáhara, donde sigue reconociendo la soberanía marroquí pese al cambio de inquilino en la Casa Blanca y a la polémica generada por el giro anunciado en diciembre por el entonces presidente, Donald Trump.

La Administración de Joe Biden ha ido con pies de plomo en estos últimos meses, sin que haya dado muestras de revertir un reconocimiento que llegó aparejado a un acuerdo entre Marruecos e Israel para normalizar relaciones. El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, así lo apuntó el jueves en rueda de prensa: "No hay cambios".

 

La posición estadounidense ha vuelto a estar de actualidad tras una conversación entre el ministro de Exteriores marroquí, Nasser Burita, y el coordinador del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para Oriente Próximo y el norte de África, Brett McGurk, en particular por las garantías que habría dado este último.

McGurk supuestamente confirmó a Burita que la actual Administración no tiene previsto revertir el paso dado por Trump, según fuentes citadas por el portal de noticias Axios. El diplomático estadounidense, sin embargo, sí emplazó al jefe de la diplomacia marroquí a favorecer el nombramiento de un enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental.

Sánchez, de gira americana

Con este clima, Sánchez viajará a Estados Unidos del 20 al 24 de julio en una visita enfocada exclusivamente a buscar inversiones y a explorar oportunidades de negocio para empresas españolas, especialmente en el sector digital, y en la que no hay previsto ningún contacto con  Biden.

Desde Moncloa, defienden que el viaje se justifica por sí mismo tal y como está enfocado por expreso deseo del propio Sánchez, con la mente puesta en la atracción de inversiones de cara a la recuperación económica, y por tanto no se consideran necesarios en este caso los contactos de carácter político con la nueva Administración.

En este sentido, recalcan que la relación con Estados Unidos es excelente y hay contactos a distintos niveles, más allá de que no se produzca un encuentro a nivel presidencial, después del fugaz contacto mantenido por Sánchez y Biden durante la cumbre de la OTAN en Bruselas el pasado 14 de junio.

La gira del presidente, que viajará acompañado de un grupo de empresarios y previsiblemente de la ministra de Industria y Comercio, Reyes Maroto, arrancará en Nueva York, donde los contactos estarán más enfocados en el sector financiero y los fondos de inversión y se buscará trasladar el mensaje de que es un buen momento para invertir en España.

A continuación, Sánchez se desplazará a Los Ángeles. En la meca del cine, la agenda estará precisamente enfocada principalmente al sector audiovisual, con la vista puesta en resaltar las virtudes que ofrece España para este sector.

La última etapa será San Francisco y en este caso el interés estará enfocado al sector tecnológico, dado que allí se encuentra Silicon Valley y tienen su sede las principales empresas del sector. Aunque la agenda aún se está ultimando, por el momento ya hay confirmada una visita a la sede de Apple.