| 06 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
García Ferreras y Pablo Iglesias (La Sexta)
García Ferreras y Pablo Iglesias (La Sexta)

Esta es la nueva persecución a periodistas en redes orquestada por Podemos

La formación morada ha compartido numerosos tuits criticando a Ferreras, Ana Pastor, Jiménez Losantos y Carlos Herrera por ir en contra de sus ideales

| Redacción España

Antonio García Ferreras, director de “Al rojo vivo” en La Sexta, sigue de vacaciones, pero parece que en Podemos no se olvidan de los últimos audios filtrados de Villarejo en los que aseguraba que había dado voz a informaciones de Eduardo Inda en contra de Podemos que eran, palabras textuales, “muy burdas”. 

Unos audios que Podemos aseguró que eran la demostración de que se había orquestado una campaña mediática en su contra, aunque la realidad es que Podemos y Monedero, cofundador de la formación, recibieron la citación como imputados por presuntos delitos de financiación irregular en el marco del “Caso Neurona”. 

Pero ello no ha servido para que cientos de seguidores morados (muchos de ellos podrían ser bots, según indican algunos usuarios de la plataforma), hayan publicado en masa un mismo mensaje copiado y pegado que persigue y acosa a los periodistas que ejercen su trabajo, tanto en el ala progresista de los medios como en la conservadora. 

“Yo acuso a Antonio Ferreras, Eduardo Inda, Ana Rosa Quintana, Francisco Marhuenda, Carlos Herrera, Ana Terradillos, Susanna Griso, Federico Jiménez Losantos de alterar el "orden democrático" en España, al propagar mentiras para intentar cargarse a Podemos”, es el mensaje que reproducen en masa estos usuarios. 

Una estrategia de presión en redes sociales que, por el momento, no ha condenado ningún miembro de Podemos y que podría estar orquestada por el propio partido, después de que en anteriores semanas se denunciase de forma contundente lo que ellos consideran que es una “mala práctica del periodismo”.