| 28 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Yolanda Díaz y Alberto Garzón.
Yolanda Díaz y Alberto Garzón.

Yolanda Díaz quiere mandar a Garzón a Andalucía en su primer golpe de mano

La "operación Garzón" cobra fuerza y abre la puerta a un anhelo del entorno de la vicepresidenta segunda: una crisis en el ala morada del Gobierno para tomar impulso.

| Javier Ruiz de Vergara España

Dicen que en política muchas veces los extremos se tocan. Y tal vez el último movimiento de Vox, dando portazo a Juan Manuel Moreno y alimentado los anhelos de la izquierda de elecciones anticipadas, vaya a provocar un efecto dominó al otro lado del escenario, en Unidas Podemos.

La incertidumbre en que este miércoles se ha sumido en parte la política andaluza tras tumbar la oposición los presupuestos de la Junta de PP y Ciudadanos, acelera la ya bautizada como operación Garzón y, previsiblemente, el que va a ser el primer golpe de mano de calado de Yolanda Díaz desde que lidera Unidas Podemos.

Porque en las urnas andaluzas la nueva líder morada puede tener que pasar el primer examen a su proyecto político, el Frente Amplio que ha comenzado a esbozar junto a Ada Colau, Mónica Oltra y Mónica García.

 



El problema para Díaz en que en esa ecuación que diseña no está Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía y heredera del voto andaluz de Podemos y de parte del de Izquierda Unida. De ahí que, según las fuentes consultadas por ESdiario, en el entorno de Díaz guste cada día más la opinión de llevar a la lista de UP en unas hipotéticas elecciones andaluzas al ministro de Consumo y líder de IU, Alberto Garzón.

De hecho, la semana pasada Garzón reconoció esa opción y expresó su "agradecimieto" por "todas aquellas declaraciones que han ido sugiriéndome esa posibilidad".

 

El "megáfono" de Kichi ha vuelto a poner a Adelante Andalucía en el centro de la opinión pública andaluza.


Según estas fuentes, Yolanda Díaz lograría así dos objetivos : concurrir a las primeras urnas del nuevo ciclo electoral con un "candidato de garantías, ya conocido y con un perfil nacional" -como Colau, García y Oltra- y abrir la "ventana de oportunidad" para una remodelación del ala morada del gobierno de Pedro Sánchez.

Un "golpe de timon" en toda regla con el que insuflar nueva energía y marcar perfil propio para que Díaz afronte el 2022 como escaparate ante las municipales y autonómicas del 2023. Más aún cuando las encuestas han situado ya a líder de facto de Podemos en la primera línea de la parrilla de salida en el caladero de votos de la izquierda.

Mientras Garzón se resiste pero "se deja querer", el sector de Podemos menos afín al pablismo que representan Ione Belarra e Irene Montero, reclama "aire fresco" a Díaz si tiene que relevar a Garzón en el Consejo de Ministros. Un golpe de mano que demostraría la verdadera fortaleza y el alcance real de su proyecto político.

Porque nadie duda de que Belarra es en este momento intocable por razones obvias. Otra cosa son Irene Montero y Manuel Castells, refugiados en Igualdad y Universidad tras una trayectoria sin pena ni gloria.

Andalucía pasa el primer examen de Yolanda Díaz. Con unas inquietantes expectativas en una comunidad made in PSOE y con el PP de gran favorito tras su alabada gestión en estos años. Y con Teresa Rodríguez y Kichi, los últimos represaliados de Pablo Iglesias, esperando cobrarse cumplida venganza.