| 18 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Casado, junto a sus presidentes autonómicos, este jueves en la Plaza de Salamanca.
Casado, junto a sus presidentes autonómicos, este jueves en la Plaza de Salamanca.

El PP lleva a Salamanca su alternativa para dar réplica al "monólogo" de Sánchez

Vacunas, fondos e impuestos. La agenda de los presidentes populares para evitar ser convidados de piedra en la estrategia del presidente. Y para evitar más cesiones a PNV y Esquerra.

| Javier Ruiz de Vergara España

Como ha informado este jueves el director de ESdiario, Antonio Martín Beaumont, el plan de Moncloa de convertir la Conferencia de Presidentes de este viernes en el broche final de su paseo triunfal mediático, apuntalado con su balance del semestre, está como poco en cuarentena.

Porque aunque Pedro Sánchez haya rehuido el debate parlamentario con Pablo Casado en el Congreso -vetando la convocatoria preceptiva del Debate sobre el Estado de la Nación-, los populares viajan a Salamanca para dar la réplica al presidente, una réplica que el jefe de la oposición solamente pudo hacer el jueves a través de las cámaras de televisión.

Sánchez ha logrado comprar la paz y el cierre de filas de sus dos socios claves, PNV y Esquerra, con un nuevo paquete millonario de cesiones para Íñigo Urkullu y una cumbre bilateral para Pere Aragonés, pese a su plantón en la cumbre autónomica. Con otra onerosa factura a la vista.

Y Ferraz, según confirman fuentes socialistas a este periódico, ha engrasado convenientemente su estrategia con los barones socialistas -con Emiliano García Page y Guillermo Fernández Vara, a la cabeza- recordándoles que en juego está el reparto de los millonarios fondos europeos bajo el control absoluto de Sánchez.

Ya saben los presidentes regionales del PSOE, como sentenció en su día Alfonso Guerra, que también en el sanchismo "el que se mueve, no sale en la foto".

Sin embargo, la cumbre de Salamanca no va a ser otro paseo militar para el presidente, pese a su intento de imponer su monólogo reiterado en su balance del semestre: que España es récord europeo de vacunación, que la recuperación económica está aquí ya, que el PP es desleal al Gobierno, y que la oposición en su conjunto está obligada a entregar un cheque en blanco a la coalición PSOE-Podemos.

 

Sánchez pretende con la foto de Salamanca dejar el mensaje triunfalista antes de irse de vacaciones. Pero el PP se lo va a impedir.

 

Ausente Casado de la cumbre de Salamanca por el formato de la cita -aunque allí ha coordinado este jueves con los suyos la estrategia-, serán sus presidentes autonómicos los encargados de plantar cara a Sánchez con el discurso que ya ha esbozado su líder en su comparecencia en la calle Génova.

Y, según ella misma ya adelantado en los últimos días, la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso va a emplear la fuerza y la legitimidad que le da su arrollador triunfo en las urnas para poner al presidente del Gobierno ante el espejo de la realidad.

Ayuso, como Juan Manuel Moreno, Alberto Núñez Feijóo, Alfonso Fernández Mañueco, Fernando López Miras y el resto de presidentes populares, va a defender ante Sánchez la política de bajada de impuestos del PP frente al rejonazo fiscal que prepara la ministra de Hacienda para cuadrar los PGE, e incluir así la barra libre de gasto público y las partidas para los pagos millonarios a Urkullu y Aragonés a cambio de su voto favorable a las cuentas públicas en septiembre.

También van a denunciar los presidentes del PP que sus comunidades no están dispuestas a ser discriminadas en el reparto de los 140.000 millones de euros de Bruselas. Más aún, cuando Madrid y Galicia han presentado decenas de programas pioneros como los que reclama la UE.

Y la vacunación será el tercer eje de la réplica del PP a Sánchez. A la "medalla de oro" que Sánchez se ha autoimpuesto este jueves, Ayuso insistirá en la falta de dosis, denunciará una vez más el caos legislativo provocado por Moncloa por su negativa a aplicar un plan B al estado de alarma, y la inseguridad jurídica a la que se ha condenado a sectores económicos claves como la hostelería y el turismo. Feijóo, por su parte, va a volver a reivindicar una Ley de Pandemias.

Ayuso, Feijóo, Moreno, Mañueco y López Miras no se van a dejar intimidar. No están dispuestos a ser convidados de piedra del último auto homenaje que Sánchez pretende darse antes de irse de vacaciones.