| 18 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pere Aragonés
Pere Aragonés

La Generalitat reclama el apoyo de España para organizar una Olimpiada en 2030

La presentación de la candidatura por parte de la Generalitat ha generado un tremendo enfado en el seno del gobierno aragonés que también está embarcado en el proyecto.

| Andrea Jiménez España

Reniegan de España. Quieren la independencia. Pero ahora solicitan el apoyo de las instituciones del Estado para aspirar a convertirse en sede de los Juegos Olímpicos de invierno en 2030. Son las paradojas e incongruencias de la Generalitat, que ya ha oficializado su deseo de embarcarse en la carrera olímpica con una carta al presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco.

Con la misiva, Aragonés pide al organismo español que interceda, tal y como marca el protocolo, ante las altas instituciones internacionales para intentar conseguir que la candidatura Pirineus-Barcelona sea una realidad.

 "Quiero expresar el interés del Govern en iniciar conversaciones con el Comité Olímpico Internacional en relación con al posible presentación de la candidatura Pirineus-Barcelona", ha destacado el presidente catalán en la carta.

Aragonès considera que organizar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de 2030 puede representar "una oportunidad vinculada al consenso social y territorial, y que ha de permitir desarrollar los compromisos de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas", por lo que el para la Generalitat se debe dialogar para asegurar la sostenibilidad del proyecto y su vinculación al territorio.

El Govern considera que la candidatura debe tener tres ejes: cohesión territorial, sostenibilidad y participación ciudadana con implicación del territorio, y que no sea un proyecto de 15 días, sino un planteamiento global para todo el Pirineo.

Por ello, una vez oficializado el interés por acoger los JJ.OO. de Invierno de 2030, el Govern iniciará el diálogo con los agentes territoriales, y dentro de unos meses empezará un proceso participativo para que se conozca el proyecto.

Críticas de los comunes y la CUP

Sin embargo, varios partidos ya han mostrado su rechazo al proyecto. En primer lugar los comunes, que enboca de su líder, Jessica Albiach, han tachado de "oxímoron" que el Govern hable de sostenibilidad y se plantee a su vez la organización de unos Juegos Olímpicos (JJ.OO.) de Invierno.

"¿Este disparate económico y ambiental es la gran transformación verde del presidente Aragonès?", ha cuestionado, en un apunte en su perfil de Twitter. De hecho, Albiach ha ironizado asegurando que si el Ejecutivo de Aragonès sigue por ese camino, en invierno de 2030, en Cataluña se estará "jugando a voley playa".

 

También desde la CUP se ha criticado la propuesta de Aragonés. El diputado de la CUP en el Parlament Pau Juvilla ha dicho que los JJ.OO. de Invierno son "otro macroproyecto basado en un modelo económico de masificación turística, especulación y precariedad, así como la destrucción del territorio".

Juvillà ha sostenido que se trata de un proceso opaco y sin la participación del territorio, y ha destacado: "Somos contrarios a este proyecto, pero en última instancia pensamos que debe ser la gente del territorio la que decida sobre esta cuestión".

El enfado de Lambán

Pero al margen de las peleas internas entre el Gobierno catalán y los partidos más a su izquierda, a quien ha pedido ayuda la Generalitat es a las instituciones españolas a las que desprecia. De hecho, tiene que se el Comité Olímpico Español el que presente la candidatura para que, más de tres décadas después de Barcelona'92, Cataluña acoja unos Juegos.

A esto hay que añadir, que el evento pretendía realizarse de manera conjunta con Aragón y el presidente Javier Lambán ha mostrado su rechazo por las formas utilizadas por Aragonés, que ha evitado, en su misiva, hacer referencia a esta situación.  

Mientra, Lambán  ha mandado la carta a Alejandro Blanco, atendiendo al texto pactado, es decir, aludiendo a su celebración en "Cataluña y Aragón", la Generalitat se lo saltó al aludir a una candidatura "Pirineus-Barcelona", algo que para el presidente aragonés supone una "deslealtad" y que pone en riesgo la candidatura conjunta.

Por su parte, el presidente del COE ya ha confirmado que tiene en su poder las cartas de los presidentes autonómicos y también de Pedro Sánchez repaldando la propuesta, a la que adjuntará una más firmada por el mismo con las que informará al presidente del COI, Thomas Bach, de la intención de iniciar el procedimiento.