22 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Carmena y Errejón, en mayo de 2019

Carmena desmonta la izquierda madrileña con otro partido bajo su larga sombra

Los fieles de la exalcaldesa abandonan Más Madrid, sumido en una profunda crisis en la capital que lastra el débil liderazgo de Errejón y entusiasma en Podemos.

 

La historia de Podemos enlaza con la del estalinismo que empapa su génesis, un estalinismo 2.0 con el que coincide en algo sustantivo: las luchas internas, despiadadas, a vida o muerte política. Y sin prisioneros. La purga inicial de los fundadores, con los cadáveres políticos de Carolina Bescansa y Luis Alegre, fue la primera de tantas.

Pero la más sonada fue la Íñigo Errejón, cuyo divorcio de Pablo Iglesias tras osar disputarle el liderazgo acabó arrastrando a otros nombres emblemáticos, como Ramón Espinar, Tania Sánchez Melero y Rita Maestre, en una guerra cainita de facciones, familias y grupos que fueron laminados uno a uno y provocaron incluso el nacimiento de un nuevo partido, capitaneado por el propio Errejón pero impulsado por su mayor icono, la entonces alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

La también exjueza ya rompió mucho antes de las Elecciones con su descubridor, Pablo Iglesias, harta de la "cuota Podemos" en su equipo de Gobierno, un batiburrillo de familias y sensibilidades ingobernable que hizo del ejército de Pancho Villa un ejemplo de organización a su lado.

 

Después impulsó la nueva formación con Errejón, pero la química se rompió al perder la alcaldía y sentir que se sentía usada: sus planes eran dejar su semilla en la oposición al nuevo regidor de la capital, José Luis Martínez Almeida, pero el líder de Más Madrid tenía otra idea y la impuso: Rita Maestre sería la referencia, y sus fieles Marta Higueras y Luis Cueto, auténticos alcaldes en la sombra en su cuatrienio, quedarían en segundo plano.

Ahora la penúltima ruptura se ha consumado de Higueras y Cueto, junto a otros dos concejales carmenistas, han anunciado su marcha de Más Madrid y fundar su propia plataforma, la enésima que desde 2015 ha ido jalonando los múltiples despojos de un bloque que ha ido apartando a los más radicales pero, una vez reducido a la élite intelectual, no ha dejado de despellejarse.

El reto es resucitar el carmenismo sin Carmena, que primero desafió a Iglesias y ahora planta a Errejón

La creación de Recupera Madrid, anunciada por los cuatro ediles díscolos, es carmenismo sin Carmena, con su bendición y sus cuatro mayores escuderos: el "sobrinísimo" Cueto y la "heredera" Higueras fueron la intendencia de Cibeles para la alcaldesa. Y José Manuel Calvo y Felipe Llamas, los otros dos ediles fugados de la vera de Errejón y Maestre, sus más fieles escuderos, uno como concejal de Urbanismo y otro como jefe de Gabinete.

La venganza

"Carmena no va a volver", insisten fuentes próximas a la exalcaldesa, "pero conoce y respalda" un movimiento que para Más Madrid es un acto de transfuguismo y para Podemos, oscurecido en la capital hasta el punto de no presentarse y pese a tener al frente al jefe de Gabinete del mismísimo Iglesias, el exJemad Julio Rodríguez, una dulce venganza.

Ver troceado Más Madrid y abandonado a Errejón, al que en Podemos se ningunea por su escaso peso en el Congreso, es motivo de satisfacción. No tanto por razones políticas cuanto por placer estrictamente personal: quien osó desafiar al "macho alfa" y fundó otro partido apoyado en Carmena, se ve ahora con apenas dos diputados y su grupo dividido en el Ayuntamiento más emblemático de España.

 

Pero son las brasas de Podemos las que provocan este incendio, sin cortafuegos al corto plazo. "Errejón no ha sido capaz de conservar a todos los represaliados de Iglesias y ha quemado a muchos que apostaron por él", explican a ESdiario fuentes cercanas a la nueva plataforma. Y recuerdan que a estas salidas se le añade, ya hace meses, la de Clara Serra en la Asamblea de Madrid, donde su hermana Isabel sigue al frente sin embargo de Podemos.

Las "dos jefas"

"Es un todos contra todos donde lo político se mezcla con lo personal", recuerdan, como refleja la trayectoria seguida por uno de los cuatro disidentes: Calvo empezó en Podemos, se "mudó" a las huestes de Rita Maestre y Tania Sánchez, las dos jefas del partido en Madrid, y finalmente se ha marchado definitivamente con los restos del carmenismo.

Casi todos echan la culpa a Rita Maestre, la portavoz visible, pero a quien hay que mirar es a Carmena: a ella, elegida por Iglesias en un casting que la impulsó pero inició la ruptura entre ambos, hay que adjudicarle el nacimiento de Más Madrid.

Pero a ella, también, puede adjudicársele este varapalo a Errejón por la vía interpuesta de Maestre para cumplir su sueño, quizá después de muchas pesadillas: promover en Madrid una izquierda tranquila, algo divina, sin estridencias e intelectualmente abierta. Que eso cuaje o no, en ese magma fraticida que es la capital para el progresismo, es una incógnita. Pero que lo sigue intentando, una certeza.