| 07 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Feijóo y Almeida
Feijóo y Almeida

Feijóo comienza a colocar sus "chinchetas" para su primera batalla con Sánchez

Génova ya mira a mayo. Tiene ya claros los candidatos de Madrid, Valencia, Sevilla y Málaga, y se tiene que enfrentar al reto de tomar decisiones en plazas claves como Zaragoza y Barcelona.

| Enrique Martínez España

Queda menos de nueve meses para las próximas elecciones municipales de 2023, que en la mayoría de las comunidades coincidirán además con las autonómicas, y en el equipo de Alberto Núñez Feijóo empiezan ya a perfilar los candidatos para las grandes ciudades con la esperanza de aumentar su ventaja donde ya gobiernan y recuperar varias plazas claves para las siglas de la gaviota.

En Madrid está confirmado que el actual alcalde, José Luis Martínez Almeida, repetirá con el reto de aumentar la distancia del PP respecto al bloque de izquierdas. La incógnita, más que en el candidato, está en la estrategia a seguir para reunir en el voto hacia el PP todo el caladero del bloque de centro derecha, a la espera de ver que pasa con el Ciudadanos de Begoña Villacís y su proceso de "refundación".

En Valencia, Génova no tiene dudas de que la candidata será María José Catalá, por mucho que el ex presidente Francisco Camps haga apariciones mediáticas de vez en cuando, postulándose como candidato.

Catalá ha ganado protagonismo con su papel de secretaria general y portavoz en las Cortes Valencianas para darle visibilidad. La dirección del PP confía en un vuelco en Valencia y en recuperar la alcaldía que durante 24 fue una de las joyas de la corona popular con la recordada y emblemática Rita Barberá.

 

 

 Feijóo en el reciente Congreso del PP de Barcelona. Génova busca un candidato potente para la Alcaldía de la Ciudad Condal.

 

En Sevilla se estrena José Luis Sanz como candidato tras su recambio por el anterior portavoz, Beltrán Pérez.

La designación de Sanz, que anteriormente era el alcalde de Tomares, se realizó ya con el anterior equipo de Pablo Casado-Teodoro García Egea en Génova y con el visto bueno de Juanma Moreno. Una designación producida a dos años vista para coger rodaje que ahora, con el viento a favor de la mayoría absoluta del PP de Andalucía, da esperanzas en 2023 de conquistar la alcaldía de Sevilla.

En Málaga, Francisco de la Torre es una apuesta segura y ha transformado la capital de la Costa del Sol, aunque hubieran surgido dudas por su estado de salud -operado con éxito tras sufrir un ictus-. El alcalde malagueño se prepara que seguir cuatro años más tras 22 años como primer edil y ser una referencia municipal del PP. 

Zaragoza y Barcelona, las incógnitas

En Zaragoza, el popular Jorge Azcón recuperó la alcaldía para el PP en 2019, pero es también el presidente del PP en Aragón, por lo que la dirección nacional tendrá que tomar una decisión trascendental: si dejar a Azcón como candidato a alcalde en Zaragoza para no arriesgar la ciudad, o lanzarlo como candidato al Gobierno de Aragón.

 

Una decisión fallida podría dejar al PP sin alcaldía y sin gobierno autonómico. El equipo de Feijóo deberá sopesar las posibilidades de ganar en uno y otro sitio -o en los dos- para decidir el futuro del actual regidor.

En Barcelona, la salida del independiente Josep Bou, esperada por sus diferencias con el PP de Cataluña, deja vacante esta candidatura con la decisión de optar por un perfil que evite la extinción del PP del ayuntamiento de la segunda ciudad de España -en 2019 los populares sacaron por los pelos dos concejales-.

Ahora, con las encuestas a favor, Génova tiene claro que es importante acertar con el candidato, con la lista y ponerse a recomponer el partido en Barcelona para demostrar que en Cataluña también hay efecto Feijóo. como ha confirmado recientemente el CIS catalán.

Entre las direcciones autonómicas y Génova se deben decidir algunas ciudades importantes en el mapa municipal, como Valladolid, La Coruña o Logroño. En sendos casos se trata de recuperar ciudadades que fueron gobernadas durante varias legislaturas por alcaldes populares.