| 21 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Manuel García Castellón lleva 16 años fuera de España.
Manuel García Castellón lleva 16 años fuera de España.

El relevo del juez Eloy Velasco da un giro inesperado para cierto alivio del PP

La vuelta del magistrado Manuel García Castellón tras 16 años en el extranjero ha paralizado el concurso para adjudicar la plaza de juez instructor de los casos Púnica y Lezo. Es suya.

| A.I.M. España

La búsqueda de un sustituto para el juez Eloy Velasco, el que hasta ahora ha instruido dos casos tan sensibles para el PP como Púnica y Lezo, ha dado un vuelco sorpresa. Para cierto alivio de los populares.

El magistrado Manuel García Castellón, que lleva fuera de España 16 años, ha anunciado por sorpresa que va a pedir su regreso a su plaza, la de titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, la que ha ocupado en los últimos años Velasco.

García Castellón, de corte conservador, se hará de forma automática con la plaza, de manera que el concurso convocado por el CGPJ para asignarla queda suspendido.

No es un dato menor para el PP, puesto que en dicho concurso el único criterio que iba a regir para asignar el cargo es el de antigüedad en la carrera judicial. 

García Castellón fue designado por el entonces ministro de Justicia Ángel Acebes como juez de enlace en Francia. Con José Luis Rodríguez Zapatero se mantuvo en el cargo y en 2012 Alberto Ruiz Gallardón le cambió de destino a Italia.

Ahora que Velasco se muda a la Sala de Apelación de la Audiencia Nacional, García Castellón ha considerado que es el momento oportuno para volver a su plaza.

Aunque los populares no le ven a priori con malos ojos, tampoco se fían. Eloy Velasco fue director general de Justicia en los gobiernos valencianos de Eduardo Zaplana y Francisco Camps y no por ello ha sido más benévolo con el PP en Púnica y Lezo. Si acaso todo lo contrario.