17 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Sánchez resucita a Franco de nuevo agobiado por los malos augurios en Madrid

Los pronósticos para las elecciones madrileñas no son nada halagüeños para el PSOE y por eso ha apostado por volver a utilizar uno de sus 'clásicos' de campaña: el Valle de los Caídos.

| A. J. España

Las encuestas electorales vaticinan un nuevo desastre para la izquierda en Madrid. Ayuso va disparada de cara al próximo 4 de mayo, rozando la mayoría, ante un PSOE ahogado por la mala gestión de la pandemia y por una crisis económica que no cesa, a pesar de los triunfalistas discursos de Sánchez, que no ha tenido más remedio que rendirse a la evidencia y reconocer que sus previsiones de crecimiento son erróneas y las cuentas españolas están heridas de muerte.

Por ello, Moncloa ha vuelto a recurrir a uno de los 'clásicos' de su campaña electoral, el franquismo, y ya está allanando el terreno para comenzar con las exhumaciones en el Valle de los Caídos, al presentar la licencia necesaria para comenzar los trabajos.

 Así lo ha anunciado el propio Gobierno, a través de una nota oficial en la que informa de que presentará a lo largo de la mañana de este lunes en el Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial la solicitud de licencia urbanística para poder iniciar los trabajos de exhumación e identificación de las víctimas que fueron inhumadas en las criptas de la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos y que han sido reclamadas por sus familiares.

Además, lo hace después de que el Consejo de Ministros aprobase el pasado 30 de marzo el Real Decreto que regula la concesión de una subvención de 665.000 euros para la financiación de estos trabajos.

El proyecto incluye las obras necesarias para el acceso y afianzamiento del paso al interior de los distintos niveles de las criptas;  la adopción de medidas de seguridad y salud; la retirada o desmontaje de cerramientos, instalaciones y enseres para los accesos a las criptas; la realización de dichos accesos; la adecuación de instalaciones de iluminación y seguridad, y la adopción de medidas que garanticen la seguridad estructural para la inspección interior de cada una de las criptas.

El Gobierno ya constató en 2011 que era "imposible" identificar a las víctimas que están enterradas en la Basílica

De hecho, la complejidad de los trabajos ya se puso de manifiesto hace años, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero intentó hacer lo mismo. Fue entonces, el vicepresidente del Ejecutivo, Alfredo Pérez Rubalcaba el que anunció en el Congreso que sería "prácticamente imposible" identificar los restos de las personas 33.000 personas enterradas en la basílica del Valle de los Caídos, según un informe forense del Ministerio de Justicia.

Rubalcaba explicó que la basílica de Cuelgamuros yacen en columbarios individuales y colectivos los restos de víctimas de "uno y otro lado" en la Guerra Civil, y que sería  "será prácticamente imposible" llevar a cabo la exhumación e identificación de los cuerpos.

Sin embargo, a pesar de conocer tal extremo, el Gobierno de Sánchez ha apostado por seguir adelante con esta tarea, con la intención de intentar sacar un rédito político a sus acciones, igual que ya hizo con la exhumación del propio Franco tan solo un mes antes de las elecciones generales que le permitieron seguir en la Moncloa e incorporar a Podemos.