| 01 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El ministro de Presidencia, Félix Bolaños
El ministro de Presidencia, Félix Bolaños

Bolaños sale achicharrado de otra semana de caos en Moncloa que lastra su futuro

Al titular de Presidencia le ha reventado el delito de sedición, la negociación del CGPJ con el PP, sigue dándole quebraderos la Ley Trans y hasta Díaz le quita el discurso de Franco

| E.M España

Mientras Pedro Sánchez está de gira por África en su habitual estrategia de vender su propia imagen, dejó al cuidado de Moncloa al ministro de Presidencia, Félix Bolaños, con varias negociaciones en marcha como la renovación del CGPJ o la de reforma del delito de sedición. Sin embargo, viendo el resultado, parece que Bolaños le va a devolver a Sánchez una Moncloa llena de fuegos que apagar.

 

El principal fracaso del que es el vicepresidente político de facto es la voladura de las conversaciones con el PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial, en las que el ministro de Presidencia era el encargado por parte del presidente de llevarlo a buen puerto.

Al ministro de Presidencia, por reventarle, le han arrebatado esta semana hasta la bandera del antifranquismo que el PSOE quiere rentabilizar con la Ley de Memoria Democrática y que es fruto de su departamento.

Cuando parecía todo encaminado hacia cerrar un acuerdo, ha saltado por los aires tras confirmarse la intención del Gobierno de reformar el delito de sedición.

 

El "vicepresidente político" de facto de Sánchez sigue con su mala racha. En el PSOE muchos creen que no da la talla para el cargo.

 

Y el delito de sedición es, precisamente, otro avispero para Bolaños, aunque él no lo produjera directamente. Fue su compañera, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la que en un ataque de locuacidad reconoció al portavoz de ERC, Gabriel Rufián, que se iba a reformar este delito que favorece a los independentistas, para que voten a favor de los PGE.

Varados en la Ley Trans

Saltaba a la luz una negociación que debía ser discreta y que daba al PP la excusa perfecta para romper las conversaciones sobre el CGPJ.

Y mientras el delito de sedición se cuela en la agenda política, otros temas no acaban de desaparecer de ella, quemando al PSOE, como es el debate de la Ley Trans. Los socialistas siguen sin lograr un texto que no soliviante a su sector feminista y a la vez no le enfrente a Podemos, e intentan estirar el chicle de los tiempos en el Congreso pidiendo una tercera y última prórroga en la tramitación de la ley. El dolor de cabeza de la Ley Trans sigue para Moncloa.

Yolanda llora por Franco

Al ministro de Presidencia, por reventarle hasta le han arrebatado esta semana la bandera del antifranquismo que el Gobierno quiere rescatar con la Ley de Memoria Democrática y que es fruto de su departamento.

Esta semana el protagonismo se lo llevaba la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, anunciando entre lágrimas que le quitaba la medalla al mérito al trabajo a Franco. Díaz lograba llevarse el titular cuando desde el PSOE es Bolaños quien vende esta ley. Otra semana para olvidar en Presidencia.