03 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Calvo, en la manifestación del 8-M donde se contagiaron muchísimos madrileños de coronavirus.

Carmen Calvo alimenta una intervencion en Madrid y ofrecer la presidencia a Cs

La vicepresidenta primera no descarta una operación en la que el PSOE estaría volcado, aprovechando la crisis del coronavirus.

| ESdiario España

En el PSOE y en Moncloa han llevado mal durante los últimos dos meses que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, haya destacado -incluso ha sido alabada por la prensa internacional-  por su gestión ante la crisis del coronavirus, en contraposición con la cadena de errores e irregularidades que ha protagonizado el Gobierno de Pedro Sánchez. 

Esta semana, aprovechando una crisis interna en la Administración madrileña, los socialistas han visto la ocasión de vengarse de Ayuso. La dimisión de la directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Yolanda Fuentes, por su negativa a firmar el informe por el que la región solicitaba al Ejecutivo Central pasar a la fase 1 de la desescalada, ha sido la excusa perfecta para que se denegase esta petición desde el Ministerio de Sanidad. Una decisión que fue celebrada por el PSOE en redes, con una campaña perversa contra Ayuso con la que tratan de sacar tajada política.

 

Pero hay más. El lío de la frustrada fase 1 ha vuelto a poner de manifiesto que el Gobierno de coalición entre PP y Ciudadanos en Madrid tiene ciertas grietas. Entre otros motivos, por el ego político del vicepresidente y líder de Ciudadanos en la región, Ignacio Aguado, que a lo largo de esta crisis ha tratado de alcanzar su propia cuota de protagonismo, a veces con propuestas no compartidas por el Partido Popular. 

 

Calvo no descarta la operación

Y es aquí donde el PSOE pretende hacer sangre para ver si logran para descabalgar a Ayuso de la presidencia, poniendo a los naranjas el caramelo de la propia presidencia regional. Una operación en cuyo éxito tendría también interés el propio Gobierno de Sánchez. De hecho, su vicepresidenta primera, Carmen Calvo, no descarta que se esté preparando este golpe de mano, en una entrevista concedida a El País

"No estamos en estos días mezclando nada. Tenemos todas nuestras energías volcadas en tomar decisiones sanitarias que permitan la desescalada. Sabemos el deterioro social que está provocando esto. En la desescalada es cuando se pueden cometer errores muy traumáticos, que nos vuelvan hacia atrás", afirma Calvo, preguntada por la cuestión.

Esta operación podría tener como palanca una intervención de la Comunidad de Madrid por parte del propio Ejecutivo Central. La dimisión de Yolanda Fuentes y la congelación de Madrid en la fase cero de la desescalada sirven a Calvo para lanzar una velada amenaza a Ayuso: "Vamos a procurar acuerdos, pero si no lo hay la autoridad es el ministro. Lo que no va a hacer este Gobierno es poner en riesgo a nadie", afirma la número dos del Gobierno de Sánchez.

 

Esta última también aprovecha para atacar al Gobierno Regional con las residencias de mayores -el gran foco de la mortalidad del virus en toda España-, pese a ser sabedora de que su compañero de gabinete, el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, es responsable ya de las mismas como miembro del Gobierno central gracias al estado de alarma.

"Hay que volver a mirar qué ocurre en las residencias, la privatización masiva en la Comunidad de Madrid es la que es", sostiene Calvo. ¿Velada o clara amenaza?