28 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Sánchez engaña a Teruel Existe y deja la España vaciada en manos de una urbanita

Se comprometió a crear un ministerio para la despoblación para garantizarse la investidura, pero no lo habrá como tal. El diputado Guitarte ya empieza a ver lo que le dura su palabra.

| Ana Isabel Martín España

Aún no hay Gobierno nombrado pero Pedro Sánchez ya ha dejado varios destellos. Uno es rodear a Pablo Iglesias de vicepresidentas para tenerle atado en corto; el otro supone su primer incumplimiento del acuerdo suscrito con Teruel Existe. O, al menos, una libre interpretación del mismo.

El presidente se comprometió a crear un ministerio específico contra la despoblación para atender a la llamada España vaciada. Una promesa que bien le valió una investidura, puesto que el sí del diputado turolense Tomás Guitarte resultó el decisivo, el número 167.

Pues bien. Habrá ministerio incluso de Consumo -había que hacer hueco a Alberto Garzón-, pero no contra la despoblación. Sánchez ha decidido diluir esa promesa en una Vicepresidencia para la Transición Ecológica y el Reto Democráfico.

Y, además, al frente ha colocado a una urbanita, Teresa Ribera. Una mujer nacida y criada en Madrid, la gran capital, sin mayor contacto con la España vaciada ni con los problemas asociados a la emigración, el envejecimiento y la dispersión que sufren los pueblos de Castilla y León, Aragón, Extremadura...

Salvo que pueda considerarse "rural" tener su vivienda en Majadahonda, un municipio pegado a la capital de más de 70.000 habitantes que no cumple precisamente con los cánones de pueblo semidesierto.

 De hecho cuando Ribera tiene tiempo para hacer una escapada la hace a Ciudadela, una localidad menorquina muy turística (nada que ver tampoco con la España vaciada, así pues) en la que adquirió un inmueble en 2012 que tiene como segunda residencia.

No obstante no es la primera contradicción en la que incurre Ribera. La mayor enemiga de los vehículos diésel resulta que tiene uno en su garaje, uno que conducía hasta que en junio de 2018 se subió al coche oficial: un Peugeot 307.

"En nuestro acuerdo hablamos de un ministerio contra la despoblación", decía hasta este miércoles el diputado de Teruel Existe. Habrá que ver si con este quiebro de Sánchez se da por satisfecho.