21 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El portavoz adjunto del PSOE en las Cortes de Castilla y León, Diego Moreno.
El portavoz adjunto del PSOE en las Cortes de Castilla y León, Diego Moreno.

El idilio de la tránsfuga de Cs y un procurador del PSOE fue clave en la moción

Los socialistas aprovecharon la relación de su portavoz adjunto en las Cortes de Castilla y León con María Montero para obtener información sensible del grupo de Cs e intentar reventarlo.

| Ana Martín España

 

El PSOE aprovechó la relación amorosa entre su portavoz adjunto en las Cortes de Castilla y León y la procuradora de Ciudadanos que ahora figura como no adscrita para obtener información sensible sobre el grupo parlamentario de Cs en las Cortes de Castilla y León e intentar reventarlo. 

Ésta es la clave no contada hasta ahora de la moción de censura presentada por Pedro Sánchez y su hombre en el PSCyL, Luis Tudanca, contra el Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea. Que pudo haber prosperado si finalmente dos de las tres procuradoras a las que el PSOE intentó encandilar con consejerías y otros caramelos se hubieran dejado. 

 

Según ha podido confirmar ESdiario, el número dos del grupo parlamentario socialista en las Cortes, el leonés Diego Moreno, mantiene desde hace meses una relación con la procuradora salmantina María Montero.

María Montero, procuradora de Cs hasta el viernes y novia del socialista Diego Moreno.

 

El pasado viernes, minutos antes de que se cerrara el registro de las Cortes, esta última presentó su baja del grupo de Cs -"me voy de un grupo sin liderazgo", afirmó- y se quedó como no adscrita. Dejando a su grupo con un escaño menos, 11 en lugar de 12, y a la coalición entre el PP y Cs sin mayoría absoluta en la Cámara.

El lunes se abstuvo en la votación decisiva. Después ha venido denunciando "presiones y amenazas" y el PSOE ha salido en su defensa. "Déjenla en paz", pidió el miércoles la vicepresidenta segunda de las Cortes y secretaria de Organización del PSCyL, Ana Sánchez". 

La vida privada de Moreno y Montero no sería de interés público de no ser porque los excompañeros en Cs de esta última sospechan que durante meses ha estado pasando información personal sobre los procuradores de Cs a su pareja y, por extensión, al PSOE. Haciendo de "topo".

No obstante, fuentes oficiales de Ciudadanos en Castilla y León niegan tener conocimiento de la relación sentimental: "Desconocemos la existencia de esta relación. Si es cierta o no". Y recuerdan que han pedido a Montero su acta y que en todo momento han reclamado "respeto hacia ella y su decisión", agradeciendo su trabajo de estos años. 

El PSOE fue directo a por María Montero, Alba Bermejo y María Teresa Gago

Por eso Tudanca y los suyos sabían perfectamente quiénes eran los eslabones débiles de la cadena; a quiénes debían poner delante la manzana de la traición política dentro del grupo parlamentario de Cs. Y a por ellas fueron: a por la procuradora palentina Alba Bermejo, periodista de profesión y con un albergue familiar en el Camino de Santiago; y a por su compañera María Teresa Gago, zamorana, que tenía una agencia de viajes antes de entrar en política. 

Ambas, junto con la salmantina María Montero (esta última hasta el viernes pasado), forman parte de la plebe del grupo parlamentario de Ciudadanos, por decirlo de forma gráfica. Las que tienen menos responsabilidades y menos sueldo frente a la clase noble de Cs

Este último grupo lo encabeza por el propio Igea; junto al presidente de las Cortes, Luis Fuentes; la secretaria tercera de la Mesa de las Cortes, Marta Sanz; y el portavoz parlamentario, David Castaño. El hombre que el lunes, durante el debate, le espetó al socialista Tudanca con sorna: "Déjenos morir en paz", en alusión a la crisis por la que atraviesa la formación naranja. 

Las horas críticas del viernes 19

Cuando el viernes pasado Montero saltó del barco del grupo parlamentario de Ciudadanos comenzaron unas horas frenéticas en el PSOE, el PP y Cs. En la Junta pensaron que inmediatamente después irían sus compañeras Bermejo y Gago, pero Inés Arrimadas e Igea lograron mantener prietas las filas pese a los cantos de sirena de los socialistas. 

Bien avanzada la tarde del viernes, una de las pretendidas por el PSOE, María Teresa Gago, adelantó a Efe que votaría en contra de la moción de censura y que le deseaba "lo mejor" a la compañera que había dejado el grupo.

En la mañana del sábado la otra procuradora de Cs a por la que fue el PSOEBermejo, también anunció en Twitter su voto en contra de la moción de censura, por "compromiso cívico" y "responsabilidad política". Fernández Mañueco e Igea respiraron.

 

Fernández Mañueco e Igea respiraron. El que lo hace con dificultad desde el lunes es el líder del PSCyL, puesto que casi todos los análisis políticos de estos días coinciden en que el fracaso de su moción le ha dejado herido de muerte. Él que hace dos años ganó las elecciones (con 35 escaños), aunque su victoria fuera insuficiente.