| 24 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La detención de Bódalo se ha producido en directo.
La detención de Bódalo se ha producido en directo.

El concejal condenado de Podemos cambia la soflama por lloros ante la Policía

El mismo Andrés Bódalo que lanzaba discursos revolucionarios el martes tras saltarse el plazo de su ingreso en prisión ha terminado rompiendo a llorar al ser detenido por los agentes.

| ESdiario España

La Policía ha detenido al concejal de Jaén en Común y cabeza de lista de Podemos en las generales por Jaén después de que este martes expirara el plazo para presentar de forma voluntaria a su ingreso en prisión por una condena de tres años y medio de cárcel a causa de la agresión a un teniente de alcalde de Jódar en 2012.

La paciencia de la Policía con el espectáculo montado por el Sindicato Andaluz del Trabajo (SAT) ha sido infinita después de que el martes a mediodía se dictara una orden de detención tras ser declarado en rebeldía y en busca y captura. 

El edil de Podemos, que aprovechó toda la jornada para comparecer en varios medios televisivos, no tuvo reparo en exhibirse en una acampada callejera ante la sede del SAT en Jaén. En la mañana de este miércoles Bódalo se refugió en dicha sede cuando sobre las nueve varios agentes de paisano se presentaron en ella para advertirle de que iba a procederse a su arresto. Los policías le dieron una hora para despedirse de su familia y compañeros. 

La paciencia de los policías con Bódalo ha sido infinita

Bódalo aprovechó para dar una rueda de prensa acompañado por Diego Cañamero y otros miembros del SAT, que se quejó de que los policías hubieran entrado en su sede sin una orden judicial. Varios agentes uniformados se desplegaron en el exterior. 

Los minutos se le acababan a Bódalo, que finalmente tuvo que salir del recinto acompañado por Cañamero ("¡Que lo indulten!", proclamaba), su familia y militantes de su sindicato.

El concejal, que no ha renunciado a su acta, rompió a llorar mientras era trasladado a un vehículo policial para llevarle a comisaría y, de allí, enviarle a la prisión de Jaén II, donde cumplirá su condena. 

Una pena de tres años y medio dictada en base a los antecedentes con varias condenas relacionadas con actos violentas que pesan sobre el concejal de Podemos