× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Meritxell Batet, presidenta del Congreso

El Congreso no se priva de nada y gasta una fortuna en obras en plena pandemia

En medio del debate sobre el número de parlamentarios y el elevado coste que supone para las arcas públicas el Congreso ha decidido gastar 10 millones en la rehabilitación de un edificio.

| Yolanda Lorenzo España

El Congreso de los Diputados, en mitad de una pandemia sin precedentes, y con una crisis económica que parece recrudecerse día tras día ha decido que va a iniciar las obras de un edificio en desuso, para los que destinará 10 millones de euros.

De hecho, rehabilitará el interior del inmueble situado en la Plaza de las Cortes, número 9, y ha abierto un concurso para adjudicar el contrato de las obras con un valor estimado de 9,6 millones de euros. Este edificio, que antiguamente acogía dependencias destinadas a los grupos parlamentarios, lleva en desuso desde 2006 y tiene que ser sometido a una reforma integral de su interior para poder ser de nuevo utilizado.

 Como los otros cuatro edificios en los que se reparten las dependencias parlamentarias, es propiedad de Patrimonio Nacional, pero está cedido al Congreso.

El contrato para su rehabilitación tiene un presupuesto base de licitación sin impuestos de 8.019.492,33 euros y un valor estimado global de 9.623.390,80 euros, según consta en el pliego, recogido por Europa Press, aunque no es la primera vez que se somete a obras, puesto que ya se invirtieron 3,7 millones en 2015 para garantizar la estabilidad del edificio, que ya estuvo meses protegido por andamios.

El inmueble, construido originalmente para viviendas en 1918 y diseñado por el arquitecto Cesáreo Iradier, fue acondicionado en 1985 para acoger despachos de los grupos de los parlamentarios, una cafetería y hasta un pequeño gimnasio en el sótano.

105 millones de remanente

En 2006, las oficinas de los grupos parlamentarios se trasladaron a los edificios en los que tenían sus sedes el Banco Exterior y el Banco de Crédito Industrial, que pasaron a formar parte del recinto parlamentario, y pese a que entonces se proyectó una nueva reforma del edificio de la Plaza de las Cortes, finalmente se renunció al proyecto por la crisis.

Ahora se ha optado por recuperar este proyecto pendiente y se ha licitado el concurso, pero se ha decidido cargar los gastos a la cuenta de remanentes del Congreso, que supera ya el presupuesto anual de la Cámara y se acerca a los 105 millones.