| 24 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La ministra Robles y, en primer término, el JEMAD.
La ministra Robles y, en primer término, el JEMAD.

Robles denuncia el chat militar para cortocircuitar la ofensiva de Podemos

Defensa lleva a la Fiscalía el manifiesto de los altos oficiales retirados del Ejército del Aire para atajar la cacería del partido de Iglesias y sus socios contra las FAS y el Rey.

| Javier Ruiz de Vergara España

La ministra de Defensa se planta. No quiere Margarita Robles que la última y magnificada polémica -una "anécdota puntual", según fuentes del departamento- se convierta en una "causa general" contra las Fuerzas Armadas y en nueva munición en el bombardeo contra su comandante en jefe, el Rey Felipe VI.

Y es que a Podemos, ERC y Bildu, amplificados por sus medios más afines, les ha faltado tiempo para convertir la carta de los 70 y el chat de la XIX (en referencia a la unidad del Ejército del Aire a la que pertenecen sus promotores) en una especie de amenaza golpista que convierte en sospechosos a todos los miembros de la cúpula militar. Nada más lejos de la realidad.

Así que Robles y el JEMAD, el general Miguel Ángel Villarroya han decidido mandar a los militares en activo una clara señal para blindarlos de la campaña incipiente que trasluce la carta contra el Gobierno que, además y como informó ESdiario, ha enfado y mucho al propio Jefe del Estado.

Defensa ha puesto en conocimiento de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid el contenido del chat de militares retirados del Ejército del Aire en el que hablaban de un golpe de Estado contra el Gobierno o incluso mostraban su deseo de "fusilar a 26 millones" de personas.

La conversación de WhatsApp pertenece a miembros de la XIX promoción del Ejército del Aire, todos ya retirados, e incluye mensajes contra el Ejecutivo de coalición, habla de "pronunciamientos" y de la "muerte" de los miembros del Gobierno. Pero que apenas ha tenido eco en los acuertalamientos.

Robles, ha decidido poner el asunto en manos de la Fiscalía, según ha confirmado un portavoz de su Departamento por si los hechos en ella reflejados fueran constitutivos de delito, "cometido por personas que además pudieran atribuirse la condición de militares en activo, sin serlo".

Pero la ministra además ha lanzado un mensaje para cortar por lo sano y pinchar la burbuja contra las FAS. Ha avisado de que no consentirá que "una minoría" de militares retirados "mancillen" la imagen del Ejército con opiniones "inaceptables"  poniendo además en una "posición complicada" al Rey y "sembrando dudas" sobre la labor de los Ejércitos y la Armada.

 

Sánchez en una de las escasas visitas que ha cursado a unidades militares.

 

Pese a la contundencia y la rápidez de Defensa, la cúpula de Podemos ha vuelto este jueves a aferrarse a la polémica para alimentar su vieja ofensiva contra la Monarquía y de paso tratar de desgastar a la Fuerzas Armadas que, según los últimos sondeos del CIS, es una de las instituciones mejor valorada por los españoles por su papel durante la pandemia.

El portavoz oficial de los morados, Rafa Mayoral, ha señalado que "alguien debería preguntarle" al Rey Felipe VI cuál es su opinión respecto del polémico chat y ha defendido incluso que el Monarca debería comparecer ante los medios para hablar también sobre los presuntos "casos de corrupción" que afectan a miembros de la Casa Real.

Además, ha reclamado que se investigue si existen chats de este tipo entre miembros del Ejército en activo y que se adopten medidas ejemplares como ocurre en Alemania o Francia ante este ataque a la "soberanía" del país.

En declaraciones a los medios de comunicación en el Congreso, Mayoral ha dicho que Felipe VI podría decir lo que piensa al respecto, pero "lo cierto" es que no se le ha oído hablar de ninguno de los aspectos que han "afectado a la corona durante todo este tiempo".

Y ha denunciado que estos mensajes de antiguos cargos del Ejército suponen un "ataque directo" a la soberanía popular y el "ordenamiento democrático" del país, lo que preocupa a Podemos dado que estas personas han sido mandos de militares hoy en ejercicio. Aunque la realidad es que la gran mayoría de ellos está en situación de retiro.