| 28 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Juan Carlos I le ha hecho un flaco favor a su hijo.
Juan Carlos I le ha hecho un flaco favor a su hijo.

Juan Carlos I se desata en privado y culpa a "estos del PP" de lo de Cataluña

Su reproche es muy grave porque supone todo un misil en la línea de flotación de Don Felipe, que en esta crisis de Estado se ha alineado a pies juntillas con el presidente del Gobierno.

| ESdiario España

Don Juan Carlos I cree que la crisis catalana es culpa del Partido Popular. Eso es al menos lo que deslizó en una conversación privada con Ximo Puig y Manuel García Margallo que ahora ha trascendido.

El Mundo llevaba este fin de semana en un lugar discreto de sus páginas -significativo, sin duda- un episodio ocurrido semanas atrás durante una visita privada del monarca emérito a la Comunidad Valenciana. 

Allí coincidió con el presidente regional y con el exministro de Asuntos Exteriores de Mariano Rajoy. Y, en el transcurso de una conversación con varias personas más de testigos, el padre de Felipe VI, indignado, afirmó: "Todo lo que está pasando en Cataluña es culpa de estos del PP".

El reproche de Don Juan Carlos es muy serio. Primero, porque es el mismo discurso del independentismo, el de cargar toda la responsabilidad de lo ocurrido al Gobierno de España y, por extensión, al Estado.

Y segundo, porque supone todo un misil en la línea de flotación de Don Felipe, que en esta crisis se ha alineado a pies juntillas con el presidente del Ejecutivo. Hasta el punto de dirigirse a la nación en un discurso televisado en el que culpó de la situación de "extrema gravedad" a "determinadas autoridades de Cataluña".

"De una manera reiterada, consciente y deliberada, han venido incumpliendo la Constitución y su Estatuto de Autonomía, que es la Ley que reconoce, protege y ampara sus instituciones históricas y su autogobierno. Con sus decisiones han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado. Un Estado al que, precisamente, esas autoridades representan en Cataluña".