| 12 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Un experto de la OMS denuncia la "miopía" de Sánchez con esta terrible sentencia

Pedro Luis Alonso Fernández, médico y epidemiólogo de la OMS, ha raficado puesto sobre la mesa el principal error de Sánchez, pero también habla de las incertidumbres del futuro.

| Y. Lorenzo España

Parece más que evidente a la vista de los terribles resultados que el Gobierno actuó tarde para evitar la propagación masiva del coronavirus, a pesar de negarlo de forma reiterada. Ignoró todas la alertas de las instituciones sanitarias internacionales que avisaban de la tragedia y ahora Pedro Luis Alonso Fernández, médico y epidemiólogo de la OMS lo vuelve a corroborar.

Y es que, este experto en enfermedades infecciosas ha asegurado en Cope que "España perdió un tiempo muy valioso y que no se supo reconocer que claramente había transmisión ya".

De hecho, ha insistido en que "posiblemente a primeros de febrero se perdieron semanas claves en las que se permitió que la transmisión del coronavirus se extendiera y cuando se dieron cuenta ya estaba mucho más extendida y estaba en una fase explosiva que es lo que hemos visto en Italia, España y por ejemplo Francia y no lo hemos visto en otros lugares".

 Y es que, "se sabía a primeros de enero que había un problema y cuando se habla de un coronavirus y que provoca neumonías en China, pues se pensó que estas cosas no nos podían ocurrir a nosotros", ha afirmado.

De esta manera, ha acusado al "mundo más desarrollado" de tener una "mirada miope hacia el resto del mundo donde estas cosas ocurren todos los días. Lo que está ocurriendo es una auténtica catástrofe sanitaria y una consiguiente catástrofe económica y de consecuencias sociales y políticas que está todavía por ver".

Por ello, ha querido señalar que "esto es un recordatorio, las enfermedades infecciosas no son nada del pasado, sabíamos, y era de las pocas certezas que teníamos, que esto iba a ocurrir y ha ocurrido y por lo tanto nada que sorprendernos".

Un futuro lleno de incertidumbre

Sin embargo, el epidemiólogo tampoco es capaz de visualizar cómo será el futuro cercano ya que "hay cosas que no se saben y movernos en un escenario en el que todavía la información es escasa que no nos permite hacer una predicción", por lo que considera que "hay que transmitir a la ciudadanía global las incertidumbres".

De hecho, ha explicado que "hay muchas cosas esenciales en la biología del virus, en su transmisibilidad, en los factores de riesgo, que no conocemos y por tanto ahora mismo no tenemos información en base a la cual poder predecir cómo se va a comportar este virus: va a desaparecer en unas semanas, unos meses… va a mutar, se va a hacer más leve, podría ser que se hiciera muy leve, que se atenuara y se convirtiera en una enfermedad muy banal… puede por el contrario hacerse más severo, puede haber una segunda ola o una tercera más severa…".

Lo único que tiene claro es que "se obtendrá una vacuna o varias, de forma rápida", por lo que cree que "en meses o en un año podremos tener una o varias vacunas que sean razonablemente eficaces".

Sin embargo, la viabilidad de esa vacuna se enfrenta a grandes retos: "uno, las posibles mutaciones del virus; y dos, y quizás es un tema más complejo de abordar, cómo se genera la capacidad de producir vacunas suficientes para vacunar a siete, ocho mil millones de personas en el mundo y qué criterios se van a utilizar para a quién se prioriza porque no se tendrán las dosis para vacunar a los millones de personas al mismo tiempo".