| 04 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La ministra de Defensa, este jueves en Letonia.
La ministra de Defensa, este jueves en Letonia.

Las cinco razones de Podemos y Esquerra para el derribo de la "soldado Robles"

La ministra de Defensa se ha convertido esta semana en el objetivo a batir de la coalición Frankenstein. La excusa es Pegasus, pero hay antes muchas otras cosas más.

| Javier Ruiz de Vergara España

La ministra de Defensa se ha convertido esta semana en el enemigo público número uno de la coalición Frankenstein. Desde Podemos hasta Esquerra, pasando por PNV y Bildu, los socios principales de Pedro Sánchez han puesto precio a garantizar la estabilidad de lo que resta de legislatura: la salida del Gobierno de la que CIS de Tezanos tras CIS de Tezanos es de largo la ministra mejor valorada del gabinete progresista.

Sin embargo, la operación derribo de la soldado Robles viene de mucho antes, casi desde que arrancara la presente legislatura. Porque Robles, independiente y con muchos años de carrera a sus espaldas, ha tenido el don que, por ejemplo, no ha tenido su compañero Fernando Grande Marlaska: ser fiel a sus principios y a su trayectoria pasada.

Ejercer de embajadora del viejo PSOE arrinconado durante el sanchismo. No se ha mordido la lengua y ha plantado cara tanto al populismo como al independentismo e, incluso, al nacionalismo moderado que representa el PNV.

 

Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias desinfectando el aeropuerto de El Prat.

 

Cinco son, a grandes rasgos, los asuntos en los que Margarita Robles ha ejercido de verso suelto, clamando en todas estas ocasiones en el desierto de un PSOE sometido a los peajes de su líder para seguir en La Moncloa sin irritar a sus avalistas.

El Ejército en la pandemia

El primer encontronazo de Robles con Pablo Iglesias, Gabriel Rufián y Mertxe Aizpurúa se produjo durante el primer estado de alarma. La ministra decidió desplegar a la UME en toda España para desinfectar instalaciones estratégicas.

Y llevó al Ejército muchos años después a Cataluña y el País Vasco. Para sorpresa de muchos y enfado de otros, en muchos pueblos catalanes los soldados fueron recibidos con aplausos y otros gestos de agradecimiento."El Ejército estará en todos los lugares de España en el que se le necesite", se defendió la ministra ante las críticas.

Fue la UME, además, la que descubrió el horror en algunas residencias de mayores. Que dependían del entonces vicepresidente primero, Pablo Iglesias.

En defensa del Rey

Solamente en un miembro del Gobierno ha encontrado la Monarquía un apoyo claro, sin matices y público. Solamente Robles se ha plantado ante las sucesivas ofensivas de Frankenstein contra Felipe VI.

 

Robles, en un acto internacional junto a Felipe VI.

 

Y solamente Robles ha puesto en valor la hoja de servicios de Juan Carlos I y su contribución a la consolidación de la democracia. Incluso en los momentos más delicados del Emérito. A cada exabrupto de los Iglesias, Belarra o Echenique ha respondido sin complejos la ministra de Defensa.

El adanismo político

Robles ha hecho causa contra varias ministras de Podemos, en especial contra Ione Belarra, a la que ha parado los pies en más de una ocasión, sobre todo cuando la cúpula morada ha arremetido contra la independencia judicial .

Y ha afeado el adanismo de Podemos cuando en varias ocasiones ha ironizado: “Yo no tengo Twitter, tengo mucho trabajo”

Marchena, procés e indultos

También se batió Robles el cobre durante el juicio contra Oriol Junqueras y el resto de los golpistas del 1 de octubre. Y durante la tarea del magistrado Pablo Llarena para sentar en el banquillo a Carles Puigdemont.

 

La ministra de Defensa, junto al secretario de Estado de EEUU, Lloyd Austin; y el secretario general de la OTAN, Jean Stoltenberg.

 

Tanto Marchena como Llarena han recibido desde Esquerra y Junts, pero también desde Podemos y sus socios de los Comunes de Ada Colau, constantes ataques a los que la ministra de Defensa siempre ha respondido elogiando la profesionalidad del Supremo. Expresó sus dudas sobre los indultos, aunque lo cierto es que no se desmarcó en el Consejo de Ministros que los aprobó.

Ucrania y la OTAN

La última trinchera entre Robles y la coalición Frankenstein -al margen de la actual polémica del espionaje con Pegasus- la ha provocado la invasion rusa de Ucrania. Y el envío de armas a Kiev rechazado por Podemos y ERC.

 Aún hace unos días, Robles declaró la guerra total a la cúpula morada al ironizar contra el pacifismo de Belarra: “Ojalá logre convencer a Putin”.