| 18 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Ada Colau con una mascarilla con los colores republicanos.
Ada Colau con una mascarilla con los colores republicanos.

Hierve Unidas Podemos con el runrún del salto de Colau a la política nacional

La Alcaldía de Barcelona últimamente no da más que disgustos a su ocupante, como le sucedió el sábado en el pregón del barrio de Gracia. ¿Se mudará a la capital? Se abren las apuestas.

| ESdiario España

Lloros aparte, el runrún sobre el desembarco de Ada Colau en la política nacional es cada vez mayor. Unidas Podemos es su hervidero este verano. Se especula, incluso, con la posibilidad de que la alcaldesa de Barcelona sea nombrada ministra de Consumo en la próxima remodelación del espacio morado del Gobierno que planea Yolanda Díaz

Posibilidad, esta última, a la que le ha dado veracidad alguien tan bien relacionado en Unidas Podemos como lo es el secretario general de Facua, Rubén Sánchez. La operación pasaría asimismo por enviar a Alberto Garzón como candidato a las elecciones andaluzas, previstas para el año próximo (y que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, insiste en que no se van a adelantar). 

Allí, el líder de IU tendría que verse las caras con Teresa Rodríguez y Adelante Andalucía tras desligarse ésta por completo de Unidas Podemos

 

En medios catalanes se habla incluso de que Colau ya tiene elegido a su sucesor en el Ayuntamiento de Barcelona. Se trata de Jordi Martí Grau, concejal de Presidencia. No en vano, la tarea de alcaldesa últimamente no le da más que disgustos a Colau... y ganas de llorar, como cuando el sábado fue abucheada en el pregón de las fiestas del barrio de Gracia. 

Hasta ahora la influencia de En Comú Podem en Unidas Podemos ha sido limitada, pese a que en 2020 consiguieron colar un representante entre la cuota ministerial de Pablo Iglesias. En concreto, al de Universidades, Manuel Castells, que no obstante nunca ha estado sometido a ninguna disciplina de partido.

Ahora Colau parece tener decidido que quiere mudarse de Barcelona a Madrid (con lo que ha criticado a Isabel Díaz Ayuso) y emprender una nueva etapa en política nacional. Como hizo en su día Salvador Illa o, más recientemente, Miquel Iceta.

Claro que en esta historia falta la parte de Garzón, que hasta ahora no se ha mostrado muy partidario de emprender ninguna aventura electoral que no sea en el ámbito nacional. De hecho en marzo Iglesias le tanteó para que fuera el candidato en la Comunidad de Madrid y no quiso saber nada de cambiar la cartera ministerial por un combate contra Díaz Ayuso en clara inferioridad.