| 23 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Las calles dicen basta a Sánchez y ahora el campo se suma a las protestas

El presidente tendrá que enfrentarse a unas navidades de lo más turbulentas a los transportistas se suman ahora los trabajadores del campo hartos de que no se les escuche.

| Andrea Jiménez España

El campo también ha dicho 'basta'. Los ganaderos y los agricultores saldran a las calles para protestar contra el Gobierno. Sánchez cada día está más acorralado ya que, pese a los miles de anuncios de que la recuperación económica ya ha comenzado, los sectores productivos cada día se encuentran en peores condiciones y la sombra del desabastecimiento planea de cara a las navidades. 

Tras el anuncio de las movilizaciones en el sector del transporte, ahora las organizaciones profesionales agrarias Asaja, COAG y UPA lanzarán un "gran proceso de movilizaciones" de ámbito nacional ante la coincidencia de elementos que dificultan su supervivencia y no descartan "una gran manifestación" en Madrid.

 Por el momento, no han concretado las fechas de las protestas pero sí han señalado que serán en numerosos puntos del territorio nacional durante el mes de diciembre y algunas de ellas coincidirán con las anunciadas por los transportistas, con quienes comparten algunas de las reivindicaciones.

Según señalan las asociaciones, los costes de producción se han disparado para los agricultores y ganaderos a niveles "nunca vistos". Los piensos para el ganado se han encarecido cerca de un 30% en el último año. También son más caras las semillas (+20%); los abonos (+48%); el agua (+33%) o los plásticos que se utilizan en los cultivos de invernadero (+46%).

A lo que hay que unir el aumento del precio de los combustibles y de la electricidad. Las subidas más espectaculares son las que afectan al gasóleo que usan sus tractores (+73%) y a la energía eléctrica (+270%), destacan las agrupaciones del sector.

Piden al Gobierno medidas fiscales, económicas y políticas para proteger la producción de alimentos en España

Por ello, los agricultores y ganaderos denuncian que los alimentos están encareciéndose para los consumidores mientras que ellos siguen sin cubrir sus costes. "Es necesario un reparto más justo del valor de los alimentos en la cadena alimentaria", aseguran.

De esta manera, las organizaciones agrarias reclaman un apoyo firme por parte de las Administraciones, a todos los niveles. De hecho, ha exigido reunirse de " de urgencia” con el ministro de Agricultura, Luis Planas, para que se articulen medidas fiscales, económicas y políticas para proteger la producción de alimentos en España. Una actividad cuyo futuro, aseguran, está en peligro por la escasa e incluso nula rentabilidad que obtienen los productores.

Coincidirán con los transportistas

Y precisamente el alza de los carburantes y la futura implantación de peajes en las autovías, tienen en pie de guerra al sector del transporte. Planean para su actividad entre las 24 horas del día 19 de diciembre y las 24 horas del 22 de diciembre de 2021, en la que incluyenuna reivindicación histórica, prohibir que los conductores tengan que descargar las mercancías que transportan. 

A los profesionales se "se les ha agotado la paciencia" y avisan al Ejecutivo de que "solo un cambio radical y urgente por parte de Gobierno y clientes podría evitar este conflicto", que amenaza con ensombrecer unas navidades ya de por sí marcadas por el aumento de los precios y que podría provocar una falta de suministros en unas fechas tan señaladas si finalmente los conductores llevan a cabo la huelga.

Pero el Gobierno intenta contener esta revuelta alegando que algunas de estas peticiones se enmarcan en las "relaciones privadas" que tienen los transportistas con los cargadores, por lo que exceden las competencias del Gobierno, aunque la ministra del ramo, Raquel Sánchez, se ha ofrecido como "mediadora" para resolver todas estas diferencias.

EuropaPress_4080110_ministro_interior_fernando_grande-marlaska_acto_entrega_primeras_menciones

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska

Además, frente al Gobierno también se han levantado las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana, ya que con la nueva norma quedan desprotegidos. Señalan que esta reforma "destruirá el principio de autoridad que sustenta la paz social". Por ello, han convocado  una "gran manifestación en unión con todos los cuerpos policiales de España" en contra de la reforma, que se ha fijado para el próximo día 27.

Pero contra Marlaska no solo se manifestarán los policías, sino que este martes, los funcionarios de prisiones volvieron a las protestas. El presidente de ACAIP-UGT, José Ramón López, y el responsable nacional de CSIF Prisiones, Jorge Vilas, se encerraron en la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias "tres años después para mostrar su hartazgo" con una Administración que se ha mostrado "totalmente incompetente e inoperante para solucionar los problemas de la institución y mejorar las condiciones laborales de sus empleados".

Las organizaciones han pedido la dimisión del secretario general de la institución, Ángel Luis Ortiz, a la vez que demandan una retribución adecuada y la reclasificación de los centros, así como la declaración de agentes de autoridad. 

Más protestas

También, en el ámbito de la Justicia hay más crisis abiertas, después de que los funcionarios de Justicia se hayan concentrado este lunes frente al departamento de Pilar Llop para denunciar sus incumplimientos salariales. 

Y a todos ellos se les suma las  protestas de los trabajadores del metal que tienen su epicentro en Cádiz. Una huelga indefinida para pedir mejores condiciones continúa mientras se extienden las barricadas y los enfrentamientos con la Policía ante la falta de un acuerdo entre la patronal y los sindicatos con la Junta de Andalucía como árbitro. 

Y es que parece que los ciudadanos ya no pueden más. El campo agoniza, los precios están por las nubes y los policías se sienten insultados por las nuevas normas del Gobierno, por lo que las navidades amenazan con convertirse en una pesadilla para Sánchez.