| 26 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Yolanda Díaz y Pablo Iglesias
Yolanda Díaz y Pablo Iglesias

La guerra Iglesias-Díaz se recrudece y acelera la descomposición de Podemos

El núcleo de Díaz ha lanzado “los cuchillos” a Iglesias como respuesta a sus ataques a “Sumar” en lo que es ya una “guerra total” en el seno de la coalición de extrema izquierda

| Miguel Centeno España

El control absoluto por la izquierda radical, está en juego. Este fin de semana, Podemos celebraba su “uni de otoño” para “hacer piña” y elegir por primarias a sus candidatos para las próximas elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2023, eso sí, con la ausencia destacable de Yolanda Díaz y Alberto Garzón, socios de coalición en Unidas Podemos. 

Un gesto que no sentó bien en las filas moradas, y así lo trasladó Pablo Iglesias este domingo ante la militancia, lanzando muchos dardos a la ministra de Trabajo y su plataforma “Sumar”. Y es que Podemos ha marcado una línea roja muy clara: Díaz puede ser candidata a las Generales, pero con su plataforma y Podemos, sin diluir las marcas. Será así, o no será. 

De hecho, así lo volvía a recalcar este lunes el “retirado” líder morado que ejerce como “guía ideológico” de la formación en ausencia de Ione Belarra, asegurando que Díaz, además, les debe respeto, añadiendo que no tolerarán faltas de respeto a Podemos y que, cuanto antes, la ministra de Trabajo debe explicar qué quiere hacer en un futuro con “Sumar”. 

Hasta ahora, el núcleo duro de Díaz se habían mantenido al margen, pero este martes ha sido el líder de los comunistas y presidente del PCE, Enrique Santiago, el que ha salido a la palestra a responder, cuchillo en mano, a las “pullas” lanzada por Iglesias. Y no ha escatimado en adjetivos y palabras contundentes durante una entrevista en RNE.

“Cada uno queda claramente retratado por las cosas que dice en cada momento y el contexto en que las dice”, ha espetado Santiago, al tiempo que ha recalcado que está “acostumbrado” a resolver "problemas complejos y desencuentros" en el espacio y que de lo que se trata ahora es de zanjar "cualquier discrepancia, que es lícito que las haya”, tratando así de rebajar el tono.

Así, ha asegurado que la guerra interna en la coalición realmente es un “problema” en las “cuestiones organizativas internas" aunque tira de positivismo: "Yo creo que todo va a ir bien, que lo que queremos es sumar, no queremos restar", ha asegurado, a la par que ha apuntado que están en ese proceso de escucha y que ahora no es momento de "conformación de listas electorales”.

enrique_santiago_y_yolanda_diaz

Enrique Santiago y Yolanda Díaz

Una respuesta “pasivo-agresiva” que dejaba ver una impostada “buena relación” entre ambas formaciones pero que, poco tiempo después, quedaba en nada por un nuevo ataque de Podemos. En este caso de uno de sus fundadores e ideólogo, presente en la “uni de otoño”, y fiel defensor de los postulados de Iglesias: Juan Carlos Monedero. 

Y es que a través de su perfil oficial de Twitter, el profesor de la Complutense señalaba directamente a Díaz, con palabras durísimas, echándole en cara su pasado, exigiéndole lealtad a la formación morada y acusándola de “cargarse” la unidad en la coalición radical. 

“Me para una mujer en la calle con preocupación y me dice: Juan Carlos, unidad. Tiene toda la razón. Sin voces que redoblan los medios y con agradecimiento a los que han puesto el cuerpo para que exista este gobierno. Sin generosidad no hay izquierda. Y falta mucha reciprocidad”, empezaba diciendo Monedero. 

Monedero: "Díaz aceptó ser Vicepresidenta y representar el espacio que construyó Podemos. No la nombró su partido, el PCE, ni IU, que se opuso a que fuera Ministra. Su obligación es representar a todo el espacio"

Yolanda Díaz aceptó ser Vicepresidenta y representar el espacio que construyó Podemos. No la nombró su partido, el PCE, ni IU, que se opuso a que fuera Ministra. Su obligación es representar a todo el espacio. Y para hacerlo, es incomprensible dejar de lado al partido morado”, ha espetado en un tuit el ideólogo de extrema izquierda.

“Se equivocan quienes piensan desde la izquierda que matando a Podemos le va a ir mejor a la izquierda. Guarden su ira. Ese es el objetivo del bipartidismo. Y que pretenda ayudarle la izquierda, aunque te dejen salir en La Sexta, es un error aciago. La unidad es de todas y todos”, ha señalado, al tiempo que ha advertido de Díaz de que no puede “ir por España” construyendo su partido “al margen de Podemos, sin sincerar sus objetivos y sin hablar con sus socios”. 

“Eso, Yolanda, es peor que alzar la voz. Las buenas formas son también las buenas prácticas. Salvemos la unidad”, añadía Monedero en lo que supone una auténtica bomba nuclear sobre la coalición, descargando, al mismo tiempo, toda la culpa de la fractura interna a la ministra de Trabajo. Eso sí, con un último mensaje enigmático que deja “K.O” al espacio de la izquierda en España: “Que las cabecitas de ratón se vayan a su casa de una vez”.

Bajo el mismo prisma se ha manifestado Juantxo López de Uralde, diputado de Unidas Podemos y líder de Alianza Verde, formación independiente a Podemos e Izquierda Unida, advirtiendo de que sería negativo "para todas las partes" que los partidos a la izquierda del PSOE fueran por separado al próximo ciclo electoral y ha confiado en que al final habrá "consenso" y una "plataforma común", si bien no sabe "cómo va a ser esa integración”. "Es importante unirnos y centrarnos en vencer a las derechas porque lo que puede venir es bastante indeseable", ha desgranado en declaraciones a Onda Vasca.

Una brecha que más bien parece un glaciar dividido que pone en evidencia la absoluta descomposición de la coalición Unidas Podemos, acelerada por los últimos movimientos de Iglesias que, al ver que Podemos se desangra, ha querido repartir culpas y señalar a Díaz como responsable. Ahora queda que la ministra y vicepresidenta aporte su visión de la guerra con algún discurso, ya que, de momento, solo ha dicho que se está "dejando la piel" por el país y que sigue trabajando en su plataforma. Evasivas mientras permanece en la sombra, esperando a que las aguas, ya turbias, se calmen.