| 25 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

El Gobierno se sirvió de los ERTE para disparar la recaudación de Hacienda

Las penalidades económicas de la pandemia no frenaron a la Agencia Tributaria y provocaron un auge de la recaudación a través del IRPF.

| Miguel Centeno España

Con el fin del año 2021, la Agencia Tributaria por fin da por finalizada la campaña de la declaración de la renta que dio comienzo el abril del año pasado y que se extendió hasta el mes de junio. Unos meses en los que los españoles rinden cuentas ante Hacienda y descubren si tienen que recibir alguna devolución del Estado o, por el contrario, pagar al fisco.

Y es esta segunda opción la que ha experimentado un auge muy importante en esta campaña de la renta. De hecho, este año se ha registrado el dato más alto de la historia de número de declaraciones que han salido a pagar por parte del contribuyente. Según los expertos fiscales, esta situación se deben a varios factores pero, el principal, es la gran cantidad de ERTE que todavía tiene que soportar el Gobierno de Pedro Sánchez. 

Y es que los datos de esta campaña de la renta han sido históricos, no solo por ese número de devoluciones, sino también por el número total de declaraciones presentadas, coincidiendo además con una crisis económica como la que estamos viviendo por el coronavirus. Según datos del propio Ministerio de Hacienda, se han formalizado un total de 21,72 millones de declaraciones, un 2,86% más que en 2019 y casi un 5% superior a 2018.

Y lo más sorprendente es que los españoles, por primera vez desde que hay datos, tendrán que pagar 6,06 millones de euros a Hacienda, un 7,41% más con respecto al año 2019. Un porcentaje que se dispara hasta el 13,25% más si lo comparamos con la campaña del año 2018. Según el informe del ministerio de hacienda, casi 3 de cada 10 españoles les ha salido a pagar esta campaña de la declaración de la renta. Eso sí, los datos todavía no son definitivos porque hay renuncias y apelaciones, pero todo parece indicar que los resultados finales serán próximos a estos. 

Por el momento la mayoría de los españoles reciben dinero del fisco después de presentar la declaración, aproximadamente un 65%. Devoluciones que hay que recordar que primeramente abonaron los contribuyentes y Hacienda “se quedó” hasta el momento de rendir cuentas. En total, 10.508 millones de euros que el ministerio de María Jesús Montero tendrá que devolver a los españoles, un descenso del 6,1% con respecto a la campaña anterior. 

De media, las devoluciones suelen rondar los 740 euros, menos que en el 2019, cuando Hacienda informó de una cantidad media de 773 euros. De todos esos miles de millones que tiene que devolver, aunque la campaña se dé por terminada, Hacienda aún tiene que pagar unos 600 millones de euros. 

Los ERTE, los culpables de este aumento

Según han señalado numerosos expertos e inspectores del ministerio, este elevado número de declaraciones que se han resuelto a favor del Estado se debe, principalmente, a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que todavía siguen activos. Esta medida, que ya viene heredada del gobierno del Partido Popular, con Mariano Rajoy como presidente, pretende evitar despidos masivos ante circunstancias extraordinarias. 

En este caso, fueron muy efectivos para evitar despidos, sobre todo al principio de la pandemia, cuando se decretó el confinamiento obligatorio. De hecho en el mes de abril de 2020, justo durante lo peor de la pandemia en términos de mortalidad, más de 3,6 millones de trabajadores se acogieron a este tipo de prestación. 

Según los expertos, esto ha provocado que 327.000 personas que se han acogido en algún momento a un ERTE hayan tenido que presentar su declaración de la renta. De ellos, la mayoría o una gran parte no la habrían presentado en un año normal, pero como se han acogido a un ERTE, la han tenido que presentar.

Esto se debe a que la ley dice que solo es obligatorio presentar la declaración de la renta para ingresos anuales superiores a los 22.000 euros, pero el umbral baja a 14.000 si se cobran al menos 1.500 de segundos pagadores. En este caso, como un ERTE consta de un pago dividido entre empresa y Estado (dos pagadores), la mayoría ha tenido que presentar la declaración. Consecuencia de esto es que estos trabajadores han tenido que pagar más impuestos por diferentes motivos.

Dentro de los factores que explican también que algunos trabajadores hayan tenido que pagar más en esta declaración de la renta están el IRPF de la comunidad autónoma que puede que sean más elevados que los nacionales, que las rentas de entre 14.000 y 18.000 euros presenten algún fallo que que sea el propio Servicio Público de Empleo el que haya cometido algún error. De hecho, hay que recordar que la Administración ha reconocido que ha realizado abonos extra erróneos que luego el contribuyente ha tenido que devolver.