07 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Miguel Roca en el Congreso, bajo el cuadro que le homenajea como padre de la Constitución.

Roca ofrece una clase sobre lo que Sánchez calla de los Pactos de la Moncloa

El catalán, uno de los dos padres de la Constitución aún vivos, arruina la última apuesta propagandística de Moncloa con esta lección de historia de España.

| J.R.V España

Pactos de la Moncloa, sí. Pero, ¿Quién debe tender la mano para lograrlo? ¿Es clave para su negociación el respeto a la oposición y a sus propuestas?

Son algunas de las preguntas que ha respondido este martes Miguel Roca y Junyent, exdirigente de Convergencia y uno de los padres vivos de la Constitución. Un testigo privilegiado de los Pactos de la Moncloa que ahora Pedro Sánchez exhibe para resguardarse de las consecuencias de su caótica gestión en la pandemia del coronavirus.

Roca, en una entrevista en la SER, ha defendido la necesidad de esos acuerdos de Estado pero ha definido la forma en que se gestaron y los movimientos que de verdad debería hacer Sánchez para ganarse el apoyo de los partidos.

"Sí los necesitamos, otros, no sé cuales. Es la crisis más importante tras la II Guerra Mundial, vivimos hoy características muy similares a las que vivimos en el 77", ha reconocido.

Pero acto ha exigido una verdadera"voluntad para pactar". "Hay que ponerse de acuerdo y ser ejemplo con nuestra actuación para reclamar solidaridad de Europa. Democracia es pacto y el pluralismo requiere pacto", ha enfatizado. "O nos ponemos de acuerdo o será dificil pedir ayuda a Europa".

"En 1977 vivíamos y sufríamos una crisis muy importante que ponía en cuestión todo lo que representaba la Transición, había que buscar soluciones para garantizar el bienestar. Se apeló al servicio de responsabildad de todos. Era absolutamente necesario el sacrificio por el bienestar común", ha recordado. Para que tomen nota en La Moncloa.