04 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Corinna Larsen, este viernes durante su declaración en el primer juicio contra Villarejo.

Villarejo intenta enredar aún más con Corinna pero el tribunal se lo impide

La "amiga entrañable" del Emérito reitera en sede judicial que el director del CNI la amenazó. El comisario pide interrogarla pero el juez no accede. Primer juicio contra el policía.

| Javier Ruiz de Vergara España

Sin sobresaltos. Así ha transcurrido este viernes el primer juicio, el más mediático de los muchos que están por venir, contra el excomisario José Villarejo. La vista oral tenía todo el morbo posible, con las declaraciones del polémico policía y del anterior jefe del CNI, y la reaparición pública de la amiga entrañable de Juan Carlos I, Corinna Larsen. Villarejo ha pedido interrogar a la testigo pero el tribunal no le ha dejado.

Corinna Larsen ha confirmado este viernes durante su declaración como testigo en el primer juicio seguido contra Villarejo que en la primavera de 2012 se sintió amenazada "como ciudadana, como persona normal y mujer" cuando sus oficinas y apartamento en Mónaco fue ocupado por una empresa de seguridad contratada por los servicios de inteligencia españoles.

Y ha revelado que pidió explicaciones al padre de Felipe VI, que le dijo que se trataba de una operación para protegerla de los paparazzi.

Larsen, vestida de negro y mediante videoconferencia desde una sede judicial en Londres, ha confirmado así las tesis de la defensa de Villarejo, para quien se piden dos años de cárcel por presuntos delitos de calumnias y denuncia falsa contra el ex director del Centro Nacional de Inteligencia Félix Sanz Roldán.

Durante la declaración, algo lenta al precisar la intervención de intérpretes, el abogado del excomisario, José García Cabrera, le ha preguntado si había tenido la sensación de ser "una ciudadana amenazada por un jefe de estado y de los servicios secretos y si eso le hizo sentir miedo", a lo que la empresaria de origen alemán ha contestado afirmativamente.

"Sí, estaba decididamente muy asustada. No entendía el motivo y no se me proporcionó una explicación adecuada como ciudadana, a una persona normal, una mujer que se encuentra enfrentada con unas personas tan poderosas en territorio extranjero", ha contestado a la pregunta, calificando de "ilegal" la ocupación de sus oficinas y vivienda. Ha añadido que la explicación que obtuvo del rey no tenía sentido porque además al día siguiente tenía previsto abandonar Mónaco, por lo que no habría problemas con los fotógrafos.

El excomisario Villarejo, este viernes en su declaración en el primer juicio que afronta.

 

Por su parte, Villarejo ha negado,cualquier ánimo de injuriar a Sánz Roldán, asegurando que su único interés al denunciarle era proteger los intereses institucionales de España, y ha denunciado que, en cambio, él sí sería víctima de una operación para "aniquilarle" orquestada supuestamente por el ex jefe de la Inteligencia española.

El comisario jubilado ha sostenido que el motivo que le llevó a denunciar al exjefe del CNI fue defender los intereses institucionales de España. "Con la madre, con la patria, sin razón o sin ella. Yo jamás voy en contra, como español", ha sentenciado, al tiempo que ha criticado que "este es un país absurdo donde a uno le insultan llamándole patriota".

Tras ello, de acuerdo con su versión, Sanz Roldán habría puesto en marcha desde el CNI una persecución en su contra. "Está clarísimo que es todo una operación perfectamente diseñada porque hay que aniquilar a un sujeto que se ha atrevido a cuestionar el funcionamiento de una persona que abusa de su condición", ha defendido. "Debo ser el único idiota de este país que se atreve a denunciar al director general del CNI", ha zanjado.