20 de Enero de 2021 Director Antonio Martin Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Lorena G. Díaz, con Pilar Aparicio

La "jefa" de las vacunas revela cómo están los primeros receptores de dosis

La Directora General de Salud Pública "comparece" en Espejo Público para explicar cuáles están siendo las reacciones de las primeras 1.700 personas que ya se han pinchado.

Seguramente hay dos preguntas clave que, en estos días, se hace todo el mundo: ¿Cuándo me toca a mí la vacuna? y ¿Qué efectos secundarios tiene? A la primera duda, no existen precisiones, aunque sí líneas generales: de aquí a marzo quedarán inmunizados algo más de dos millones de personas y, desde entonces hasta el último trimestre del año, en torno a un 70% de la población, según las previsiones oficiales del Ministerio de Sanidad.

De la segunda sí hay aclaraciones muy concretas. Y además tranquilizadoras. Las ha ofrecido la Directora General de Salud Pública, Pilar Aparicio, en una entrevista de la presentadora navideña de Espejo Público en sustitución de Susanna Griso, Lorena G. Díaz.

 

"Todos los vacunados están bien, solo alguna molestia en la zona de vacuna", ha tranquilizado la "jefa" de despliegue en Antena 3.  "Los efectos secundarios de la vacuna del coronavirus registrados son dolor local y febrícula"; ha ampliado detalles, confirmando un cuadro similar al que ya se conoció en otros países que comenzaron antes con las vacunaciones, casos de Estados Unidos o el Reino Unido.

 

 

Aparicio también ha querido insistir en la importancia y complejidad de una campaña que comenzó el domingo con las primeras 1.700 dosis, inoculadas de manera simbólica, y con las 350.000 unidades semanales que ya se reparten por toda España desde este martes, fundamentalmente en las residencias de mayores.

"Nos enfrentamos al mayor reto de vacunación de la historia y España lo afronta en buenas condiciones", ha rematado la Directora General, con un mensaje de tranquilidad que intenta compensar la desconfianza de una parte de la ciudadanía recelosa ante la vacuna.