| 04 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Albert Rivera en la presentación de su andadura como abogado en el despacho Martínez-Echevarría.
Albert Rivera en la presentación de su andadura como abogado en el despacho Martínez-Echevarría.

La escabrosa salida de Albert Rivera de su última aventura laboral

El que fue líder de Ciudadanos deja el despacho de abogados Martínez-Echevarría tres años antes de que finalice su contrato. La empresa le exigió recientemente mayor productividad.

| Manuela Herreros España

La última aventura laboral de Albert Rivera ha sido fugaz. Dos años después de dejar la actividad política y regresar a su profesión de abogado, abandona el despacho de Martínez-Echevarría & Rivera Abogados y su salida no parece haber sido de lo más cordial.

El que fue presidente de Ciudadanos se incorporó a este bufete en 2020 y le incorporó hasta su apellido a la empresa. Con él entró la persona que fue su mano derecha durante trayectoria en la formación naranja, José Manuel Villegas, que ocupó la vicepresidencia de la organización, mientras que Rivera se hizo con la presidencia.

El expresidente de Cs, Albert Rivera, en su fichaje por el despacho de abogados.

Ahora ambos salen del despacho que tiene sede en Málaga y su principal actividad en Madrid, y tendrá que negociar los términos para romper con el contrato tres años antes de lo previsto, ya que tenía una duración de cinco. Sobre este desencuentro se producen versiones contradictorias y desde Martínez-Echevarría señalan que han conocido la noticia a través de los medios de comunicación.

El bufete les pidió más rendimiento

Desde el bufete justifican la decisión de Rivera y Villegas en el reciente requerimiento de mayor productividad, al estar muy por debajo de los estándares de calidad propios de la empresa. El proyecto que lideraban los exdirigentes de Ciudadanos perseguía la expansión de la firma fuera de Andalucía y en Portugal, aprovechando los extensos contactos de los dos políticos, pero no ha obtenido los resultados esperados.

Aquí se ha unido una combinación complicada de manejar. El proyecto de Rivera era totalmente personalista y aunque su popularidad y tirón mediático podían ayudar a la expansión de la empresa, también ha supuesto una atadura ideológica y una participación en la vida política casi inevitable.

Fuentes cercanas al que fue líder de Cs señalan que la decisión ha sido comunicada al despacho y que se están ultimando los flecos de la negociación para cerrar la salida. Antes o después, Rivera dejará de aparecer en el rótulo del bufete y conoceremos cual será su nuevo proyecto profesional, aunque no será la vuelta a la política. Una actividad que dejó tras el hundimiento de Cs en las elecciones de 2019, provocando la casi desaparición de la formación y su huida como máximo representante.