| 19 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente, Pedro Sánchez
El presidente, Pedro Sánchez

El Gobierno bendice la vacunación a la Selección cuando ya hay dos infectados

Las decisiones del Gobierno respecyo al virus siguen llegando tarde y mal, ahora creen que la vacunación es necesaria cuando no queda margen para la inmunización.

| A. Jiménez España

El Gobierno sigue llegando tarde a todo lo que tiene que ver con la pandemia. Ahora, cuando ya hay dos casos confirmados de covid en el seno de la Selección, ve con buenos ojos que se inoculen las vacunas a los futbolistas. Sin embargo, ya es tarde, porque aunque no haya más contagios, la inmunización no será efectiva.

Una chapuza más del Ejecutivo de Sánchez que no quiso prever lo que podría pasar. El positivo de Sergio Busquets  y el Diego Llorente, diagnosticado este mismo miércoles, han dejado en evidencia la falta de previsión de un Ejecutivo, que según el presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, desoyó una petición que llevaba haciendo dos meses.

 Ahora, cuando quedan días para el inicio de la Eurocopa, no hay margen de maniobra y solo queda esperar que no se produzcan más casos, el Gobierno ve con buenos ojos que se inmunice a los futbolistas. 

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno María Jesús Montero se mostró a favor de porque se trata de "50 personas" que representan a España aunque ha insistido en que es el Consejo Interterritorial de Salud quien tomará la decisión este miércoles, después de que la Comisión de Salud Pública prefiriera no manifestarse al respecto.

En la misma línea se ha pronunciado el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha destacado que en este caso se trata de la selección española que "nos representa a todos" y "queremos que esté en condiciones para competir, creo que dentro de la regla". Según el ministro no existe "arbitrariedad" si las excepciones se plantean con "transparencia" y "claridad".

"Hasta los que no somos muy futboleros nos sentimos muy identificados con la selección española y queremos que compita"

"Ahora si se hacen a escondidas para aventajar" y "aprovecharse de su propia situación, entonces esta mal", ha añadido. "Hasta los que no somos muy futboleros nos sentimos muy identificados con la selección española y queremos que compita", ha añadido en una entrevista en Telecinco.

Sin embargo, pese a que la decisión de la Interterritorial se barrunta favorable, el temor a un brote más extendido sigue muy presente, al margen de que la vacuna que se les inoculará a los futbolistas no será efectiva para la competición, puesto que se necesitar alrededor de 15 días para desarrollar la inmunidad.

Todo ello en medio de un debate que el Gobierno ha querido evitar para no soliviantar a sus socios de Gobierno que ya han expresado públicamente su rechazo a la vacunación a los futbolistas. Así, de nuevo, una decisión que debería haber sido únicamente sanitaria y en beneficio de los intereses de España, se ha ido retrasando por puro interés político.

Los socios de Sánchez, en contra

De hecho, Podemos ya mostró su discrepancia, calificando de "lamentable" que se priorice a los futbolistas frente a otras "ocupaciones mucho más relevantes". "Estuvieron al frente de la pandemia y son relegados por once hombres que dan golpecitos a la pelota", dijo la diputada Aina Vidal.

También Bildu y Junts se han posicionado en contra de la vacunación de unos futbolistas que consideran que no les representan y a los que tachan de privilegiados por poder ser vacunados para poder competir con garantías.

Sin embargo, la decisión, pendiente del 'sí' de la Interterritorial, llega tarde. El fantasma de un brote está más que presente. Los futbolistas se somenten a PCR diaria para evitar que el virus se extienda, pero parece que no hay solución posible, tras una errática gestión política. Un capítulo más que se suma al negro libro que Sánchez lleva escribiendo durante meses.