13 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Paco Garrido, el dueño del restaurante donde nacieron las "papas a lo Ayuso".

Ayuso y sus "huevos": la historia del plato que hace furor en Madrid

Un senador del PP fue a almorzar al restaurante de Paco Garrido, La Barca de Patio, y entre plato y plato se les ocurrió la idea de las "papas a lo Ayuso", que luego han emulado otros.

| Jesús Manuel Ruiz España

Plaza Cascorro de Madrid. Barrio de la Latina. Restaurante La Barca de mi Patio. El 28 de febrero acude un senador del Partido Popular a almorzar a este bar de la capital. Un lugar con mucho aire andaluz. Y más concretamente con aire de la costa de Almuñecar (Granada). Paco y Puri son los dueños de este hogar de la cocina desde hace 7 años.

En aquel almuerzo, al propietario, Paco Garrido, se le ocurre la idea de poner un nombre a un plato de su cocina. En 5 minutos salta el gordo de la lotería. "Papas a lo Ayuso". Así nace el plato más solicitado en los últimas semanas de este lugar donde se come, se bebe, se ríe y se disfruta de la libertad.

El plato Ayuso nace unos días antes de convocar elecciones la presidenta de la Comunidad de Madrid. La disolución de Cortes tiene lugar lugar el 10 de marzo. Aquel día ya se había comido el público muchos "huevos de la Ayuso". No es un plato que nace para subirse al carro del negocio. Que en su derecho estarían. Va más allá. Esto no es un bar. Es un lugar donde se encuentran amigos de todas la ideologías. No hay color. No hay diferencia. Sólo hambre por unos "huevos Ayuso" o una "rosada adobada".

Las "papas a lo Ayuso" nacieron antes de la convocatoria de elecciones.

 

Desde que se supo que la sede del Partido Popular dejaba de estar en la calle Génova y su bar de referencia para almorzar y pasar el tiempo de ocio podía dejar de ser La Peseta, muchos hosteleros han pretendido ser el nuevo refugio de los inquilinos del Partido de la Gavitota. La Barca de mi Patio” se puede convertir en el señalado. Sin pretenderlo. Sin quererlo. Y producto de la casualidad y no de la causalidad.

Paco Garrido y Puri González no tienen otra intención que seguir sirviendo a quien guste del buen comer. Lo demás es historia de otros. Hosteleros vecinos de La Barca de mi patio, como el bar La Lata, han colocado en sus ventanales unos mensajes que incitan más a la "España de las subvenciones" que al "Madrid que quiere trabajar". Para gustos los colores. Y para colores el Arco Iris.