22 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
El cartel colgado a la entrada del bar La Lata.

El bar de Lavapiés que puso el cartel contra Ayuso recula al ver la repercusión

La izquierda lo hizo viral, con la mala suerte para los dueños de que salió el nombre del local. Ahora estos matizan en Facebook que "no hay gota de ofensa" y que no quieren subvenciones.

| ESdiario España

Los propietarios del bar La Lata, en la castiza plaza de Cascorro, fueron muy valientes... hasta que su hazaña contra Isabel Díaz Ayuso se viralizó en las redes sociales. Y de ahí a las matizaciones solo ha habido un paso. 

Sus dueños han publicado una extensa entrada en su muro de Facebook para justificarse por colgar un cartel a la entrada en el que decían: "Si en algo nos equivocamos la culpa es de Ayuso". En el mismo culpaban a la presidenta regional y a su "capricho" de convocar elecciones de retrasar durante meses la entrega de 600 millones de euros en ayudas directas al sector de la hostelería.

 

La izquierda empezó a difundir el cartel como símbolo de la supuesta resistencia de una parte de la hostelería madrileña, en contraposición con los locales que han incluido en sus menús platos como pizza Madonna Ayuso o patatas a lo Ayuso (porque tienen "muchos huevos"). Pero, por desgracia para el negocio, dieron su nombre y ubicación exacta.

Ahora la dueña de La Lata afirma en Facebook que ha recibido amenazas por una "sincera opinión que no dista mucho de la verdad". A renglón seguido añade que no esperaban tener la repercusión que han tenido y aclara que no han pretendido ofender a nadie. "No hay gota de ofensa como,parece, están produciendo. La única intención era parar un poco la ignorancia en ascenso de autómatas que repiten discursos", sostiene.

La entrada publicada por la dueña de La Lata en Facebook.

 

En su post no menciona a Ayuso ni de pasada. Y asegura que no están pidiendo "una subvención" ni trabajando a medio fuelle porque quieran "sino porque la situación lo demanda, porque la salud lo demanda, porque la conciencia de grupo lo demanda".

"Este país sufre, el mundo sufre y todos necesitamos una ayuda. Ayudas que se retrasan en este caso nuestro por un motivo en concreto y desgraciadamente ayudas económicas", continúa, sin referirse esta vez a ese supuesto retraso de una inyección económica del Gobierno central por la convocatoria electoral.

"Nosotros no queremos rascarnos la barriga, nosotros queremos luchar y seguiremos luchando. Pero no vamos a ignorar la realidad que cruelmente nos atraviesa".

La explicación