| 06 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez y Erdogan en la pasada cumbre España-Turquía en Ankara
Sánchez y Erdogan en la pasada cumbre España-Turquía en Ankara

La "pasión turca" de Sánchez provoca una seria crisis diplomática con Grecia

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, viajará a Atenas tras el malestar producido en el país heleno por los mensajes lanzados en la reciente cumbre entre Sánchez y Erdogan.

| E. M. España

La campaña de imagen internacional de Pedro Sánchez con varias reuniones y cumbres la semana pasada con líderes internacionales no ha salido tan bien como esperaba. Sánchez se vio con el de la República Italiana, Sergio Mattarella, con el ex presidente de Brasil, Ignacio Lula Da Silva, y celebró en Turquía una cumbre bilateral con su presidente, Tayyip Erdogan, con un gran despliegue y asistencia de ministros. Ha sido precisamente esta cumbre Turquía-España la que ha generado mucho malestar en un socio europeo clave, Grecia.

Las relaciones entre Grecia y Turquía son tradicionalmente muy tensas, con disputas territoriales o en materia de fronteras (ahí está el caso de Chipre y la zona norte ocupada por Turquía que no reconoce la UE), pero eso no fue inconveniente para que Sánchez exhibiera una total complicidad con Erdogan, el todopoderoso presidente turco que en muchas ocasiones ha sido criticado por la Unión Europea o por los propios socios de gobierno de los socialistas, y que Sánchez llegara incluso a defender la entrada de Turquía en la Unión Europea, un asunto peliagudo al que se oponen muchas naciones.

La cumbre celebrada en Ankara, por tanto, ha desatado las iras de Grecia y ha provocado que Atenas haya pedido "aclaraciones" al Gobierno obligando al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, a comprometerse a viajar a Grecia antes de Navidad para rebajar la tensión y canalizar las relaciones con los griegos.

Llamada de Grecia y duro mensaje

El propio ministro de Exteriores griego, Nikos Dendias, llamó el viernes por la tarde a Albares por teléfono y le comunicó “las preocupaciones de Grecia”, por la cumbre de España con Turquía. Albares le dio a su homólogo griego las aclaraciones oportunas y sugirió su visita inmediata a Atenas para una darle plena respuesta a las cuestiones relevantes que pudieran haber molestado a los griegos.

El tema que más ha cabreado a los griegos es el anuncio realizado por el presidente turco Erdogan durante la cumbre de fabricar un nuevo portaaviones, así como un submarino en colaboración la empresa española Navantia, que ya está ayudando en la construcción de un portaaviones más pequeño en Turquía. Anuncio que realizó el propio Erdogan junto a Pedro Sánchez y que hizo encender las alarmas en Atenas.

sanchez_erdogan_2

El portavoz del Gobierno heleno, Yannis Economou, lanzó un duro mensaje contra el gobierno de España que preside Sánchez y le recordó que "los estados miembros de la Unión Europea están sujetos por las decisiones del Consejo Europeo en lo que se refiere a la conducta delincuente de Turquía y las violaciones del Derecho Internacional".

Albares, por su parte, defendió la celebración de la cumbre con Turquía al ser preguntado sobre si era el momento adecuado, dejando claro que “durante la cumbre bilateral entre España y Turquía no se trató nada que pueda perjudicar los intereses de Grecia” y que "lo que España ha hecho y expresado es lo mismo que en las distintas conclusiones de los Consejos Europeos" y que “Turquía es un socio de primer nivel”. Pero pese a las explicaciones del ministro de Exteriores, lo cierto es que tendrá que volar en los próximos días a Atenas para apagar el fuego con Grecia.