| 13 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pablo Casado
Pablo Casado

Casado avanza las líneas maestras con las que pretende llegar a La Moncloa

El PP esta trabajando en un ambicioso plan que permita reflotar la economía rápidamente con la vista puesta en La Moncloa.

| ESdiario España

El Gobierno ha dejado la economía española bajo mínimos. La dureza de las medidas impuesas por la pandemia y la falta de ayudas y alternativas para hacer viables las empresas han llevado a que 207.000 negocios tuvieran que echar el cierre y 323.000 autónomos se han dado por vencidos.

Pero los datos macroeconómicos no resultan mucho más alentadores, por más que desde el Ejecutivo se hable de brotes verdes y de una recuperación inminente que no termina de llegar. De hecho, el PP ha cifrado en casi 5.000 euros por español el incremento de la deuda de nuestro país desde que Sánchez es presidente, de manera que supera el 125% de nuestro PIB y crece 217 millones de euros cada día.

 Son cifras que los populares han puesto en evidencia a lo largo de esta semana, en las Jornadas 'España, Europa y libertad' dentro de los Cursos de Verano del PPE en El Escorial, donde Pablo Casado, ha presentado un plan económico 'alternativo' liderado por un equipo económico que, coordinado por la vicesecretaria de Sectorial, Elvira Rodríguez, incluye ex ministros, ex secretarios de Estado, altos cargos y destacadas personalidades que de manera externa o interna colaborarán en la elaboración del planteamiento económico global del Partido Popular.

Y es que,  reflotar la economía es una de las prioridades de un PP que tiene la vista puesta en el futuro, consciente de que las encuestas son favorables y que La Moncloa puede ser la próxima residencia de Casado. Por ello, uno de sus objetivos ha sido rodearse de grandes expertos que marquen el camino a seguir en este ámbito.

Luis de Guindos, actual vicepresidente del BCE,  Jaime Caruana, expresidente del Banco Internacional de Pagos y del Banco de España, Manuel Pizarro, expresidente de Endesa, y Román Escolano, exministros de Economía. o economistas de prestigio, como el secretario de Economía del PP, Daniel Lacalle, y José María Rotellar son solo algunos de los nombres de los que se está rodeando Casado para elaborar un ambicioso plan, que pasa fundamentalmente por recuperar las cifras de empleo.

Flexibilidad en el empleo

“Necesitamos más flexibilidad y menos rigideces en un momento de cambio en el mundo que transita a una economía digital y verde”, explicó la exministra Fátima Báñez para añadir que “más flexibilidad será más empleo y más rigidez significará volver a tiempos anteriores”.

Las líneas maestras de su plan pasan por la bajada de los impuestos de Sociedades, IRPF y la supresión de los de Donaciones, Sucesiones, y Patrimonio; apuesta por una ley de unidad de mercado que elimine trabas, la FP dual, la implantación de la mochila austríaca, mantener la reforma laboral popular, la seguridad jurídica como garantía para las empresas y propone reindustrializar la economía nacional con costes fijos de competitividad energética.

Utilizar los fondos europeos para modernizar la economía y el tejido productivo, pero hay que "dejar respirar a las empresas"

De hecho, fue el propio De Guindos el que consideró que España tienen una oportundad de oro para llevar a cabo esa reindustrialización con la llegada de los fondos europeos, algo en lo que coincide con Daniel Lacalle, economista de cabecera de Casado.

Lacalle recordó que es esencial convertir España en un centro tecnológico que atraiga empresas. Todo ello, con el principio de dejar hacer: "No es el Estado quien tiene que invertir en innovación y tecnología: estamos ante una muy buena oportunidad con los fondos europeos, pero hay que dejar respirar a las empresas". "Tenemos mucho talento, pero hay que dar las señales políticas y legislativas adecuadas para apoyarlo", concluyó.

Política fiscal

En cuanto a la política fiscal, desde el PP se apuesta por expandir la base de la recaudación para generar más crecimiento. "El camino pasa por crear empleo y riqueza sostenible en el tiempo. Necesitamos crecer, incrementar la productividad y ser más competitivos", señaló Elvira Rodríguez.

De hecho, la falta de competititvidad es uno de los grandes problemas que lastran a España, tal y como destacó Manuel Pizarro. “El déficit y el desequilibrio de las finanzas públicas son los síntomas de una enfermedad peor que es la falta de competitividad”. “Hay que recordar que el déficit público es malo, hay gente que dice que el país va mal porque hay déficit y no, hay déficit porque el país va mal”, destacó para marcar el camino hacia la solución: una convergencia fiscal para que la moneda no salte por los aires.

De esta manera, Casado ha utilizado estas jornadas para sentar las bases de su programa económico y así poder disponer sobre el papel  "leyes escritas" que él pueda aprobar en sus primeros "100 días" si llega a La Moncloa, para intentar reflotar la economía de la forma más rápida posible.

Tiene su mirada puesta en un amplio paquete de reformas que permitan dar certezas a los empresarios, utilizando como referencia una estabilidad presupuestaria que a la que no está dispuesto a renunciar para que España no se vea sumida en una crisis aún más profunda.