| 18 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones,  José Luis Escrivá
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá

El Gobierno culpa a la gente de la subida del recibo de la luz porque gasta más

El ministro José Luis Escrivá cree que no es cierto que el recibo de la luz se haya duplicado, sino que los ciudadanos están consumiendo mucha más energía.

| Andrea Jiménez España

El precio medio de la electricidad en el mercado mayorista se ha situado en 135,65 euros el megavatio hora (MWh), un 6,5% más que ayer martes. Es el miércoles más caro de la historia, casi el triple que el año pasado, pero para el Gobierno es solo un espejismo, no es real que la factura de la luz esté al alza, sino que se consume mucha más energía.

Y es que, desde hace unos días Moncloa ya ha marcado el discurso a seguir para todos los ministros al respecto de la subida de los precios de la luz. El alza del mercado mayorista no repercute en la factura. Esa es la consigna que se repite una y otra vez, pero el ministro de Inclusión, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha ido más allá.

 José Luis Escrivá, en una entrevista en Cope, ha asegurado que el impacto del alto precio de la luz que actualmente hay en el mercado mayorista es "muy limitado" en la factura que llega a los consumidores.

De hecho, ha negado que el importe del recibo la luz para un mismo nivel de consumo vaya a duplicarse. "Esto me recuerda a la prima de riesgo. Es un mercado mayorista.  El de la luz tiene un mecanismo complejo y su traslado a la factura tiene muchísimos filtros por lo que el impacto será razonable y limitado".

El ministro asegura que sehan duplicado algunas facturas de la luz porque se ha consumido más electricidad

Sin embargo, Carlos Herrera ha preguntado por casos concretos de pequeños comerciantes que han visto duplicarse su factura, pero el ministro ha asegurado que es algo imposible, y ha insistido en que "puede ser que se haya consumido mucha más luz porque hay mucha más actividad".

La factura, según Escrivá, "no va a ser el doble y reto a que vayamos viendo facturas y habrá un impacto muy ajustado" porque "una cosa es el mercado mayorista y otra la formación del precio" y ha apuntado que el objetivo del Gobierno es profundizar en "desalinear" el mercado mayorista del impacto en la factura de los consumidores.

Nadia Calviño también resta importancia al alza

También la vicepresidenta Nadia Calviño ha hecho suyo el argumentario de Moncloa, restando importancia al alza de los precios de la electricidad y defendiendo las pocas medidas que hasta ahora ha puesto en marcha el Ejecutivo, aludiendo a que "la volatilidad del mercado no la podemos cambiar a corto plazo".

En una entrevista en Onda Cero, ha asegurado que las acciones puestas en marcha van encaminadas "a amortiguar el impacto del mercado mayorista sobre el bolsillo de los ciudadanos", aunque  ha reconocido que "el alza en los precios del mercado de emisiones de Co2 es el que se esperaba para 2030".

El Gobierno adoptará medidas "inminentes"

 Sin embargo, parece evidente que los precios de la luz se están trasladando a las facturas de los españoles y el Gobierno se ha marcado un objetivo difícil de cumplir, que cuando acabe 2021 los españoles verán que habrán pagado de luz lo mismo que en 2018.

Por ello, Teresa Ribera anunciará "de manera inminente", medidas para "amortiguar el coste de la factura en los recibos de los hogares", señaló la ministra portavoz, Isabel Rodríguez. Dichas medidas van encaminadas a ampliar la cobertura a consumidores vulnerables o la creación de mecanismos alternativos para que las empresas con un peso importante en el sector deban vender la energía a pequeñas comercializadoras o industriales a un precio que se fije por subasta.

Pero a día de hoy poco o nada se sabe de los planes del Gobierno, que ahora niega que el alza de los precios sea una amenaza para los consumidores y culpa a los ciudadanos del elevado coste de su factura.