| 29 de Abril de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, en una imagen en Barcelona.
La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, en una imagen en Barcelona.

Urdangarin tiene una jugada para evitar la cárcel y mientras le estalla una foto

El ex Duque de Palma agota su tiempo en libertad pero guarda un as en la manga que puede anular todo el proceso contra él. Los ánimos están encendidos y una fotografía tiene la culpa.

| ESdiario España

Mientras el Tribunal Supremo prepara la sentencia definitiva del caso Nóos, y a escasos días de que se celebre la vista en la que las partes expondrán sus argumentos, sobrevuela el caso una amenaza de nulidad que ha aflorado en uno de los múltiples juicios de su matriz, el caso Palma Arena, y que está siendo analizada por los abogados de los principales implicados.

El perito utilizado por el juez José Castro para investigar las irregularidades del velódromo que construyó el ex presidente balear Jaume Matas ha confesado abiertamente en sede judicial que comenzó a trabajar con el instructor antes incluso de que existiera el caso. "Trabajé con Castro en los prolegómenos de la querella", ha reconocido, trasluciendo que el procedimiento se puso en marcha antes de tiempo. De haber sido así, se habría vulnerado el derecho al juez imparcial predeterminado por la Constitución Española, así como el procedimiento establecido, contaminando todas las actuaciones posteriores y poniéndolas en riesgo de ser anuladas.

En esto se aferra la defensa de Iñaki Urdangarin para evitar la entrada en prisión y pedir la nulidad de todo el proceso contra él. Según ha podido saber ESdiario de fuentes cercanas al matrimonio de la hermana menor del Rey Felipe VI, Los ex duques de Palma tienen depositadas muchas esperanzas en que estas cuestiones legales terminen por caer del lado de la defensa de Urdangarin que se vería así libre de cargas penales. 

La foto de la discordia

Mientras tanto, hace unas semanas, Urdangarin y su esposa, la Infanta Cristina, acudieron a ver un partido de balonmano que enfrentaba al Fraikin BM Granollers con el Wacker Thun en Suiza, el país donde residen. Tras una charla distendida con algunos directivos del club, se tomaron una fotografía en la que aparecen todos sonrientes. La imagen fue difundida en las redes sociales. Y las redes ardieron muy poco tiempo después.

La polvareda entre los aficionados del Granollers fue tal que el equipo de balonmano se vio obligado a salir al paso días después mediante un comunicado. Tras una reunión extraordinaria de la junta directiva, explicaron que la imagen se había tomado "en un contexto informal" y que en ningún caso había sido "buscada ni solicitada por el club". Durante el calentamiento, directivos del equipo suizo, acompañados de invitados suyos y miembros de la embajada de España en Suiza, bajaron a la pista. Según la versión del club, un fotógrafo acreditado por el equipo suizo tomó varias imágenes de los presentes, entre los que se encontraban Urdangarin y Cristina de Borbón, sin más.

La junta pedía "disculpas a aquellos socios y aficionados a los que esta fotografía haya producido malestar o incomodidad" y rechazaba "las descalificaciones recibidas". Todo por una foto.