22 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Ayuso, en la Asamblea de Madrid

Picardo utiliza a Ayuso y a Casado para defender el paraíso fiscal de Gibraltar

El primer ministro del Peñón apura la manera de mantener un estatus sospechoso de blanquear capitales, coincidiendo con la crisis de los camioneros españoles en el Reino Unido.

| Manuel Villa España

¿El bloqueo de cientos de camioneros españoles en el Reino Unido tiene algo que ver con las negociaciones entre Londres y Bruselas por el Brexit? ¿Y quizá aún más con el estatus de Gibraltar, y su relación con España, cuando se culmine en una semana su salida de la Unión Europea? La sospecha, desde luego, está instalada.

Y las palabras del "primer ministro" del Peñón, el siempre aventurero Fabián Picardo, lo alimentan: basta que lo niegue para que las sospechas crezcan. Especialmente cuando desvela que su objetivo principal, en el que puede contar con la ayuda de Boris Johnson, es mantener a cualquier precio el modelo fiscal de Gibraltar, considerado por los expertos como un auténtico paraíso.

Para intentarlo, con visos de lograrlo, Picardo se ha servido en las últimas horas de un razonamiento sorprendente: apelar al ejemplo de la Comunidad de Madrid y servirse de las palabras del presidente del PP, Pablo Casado, y de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, defendiendo su modelo de los intentos de homologación lanzados desde Moncloa.

Gibraltar quiere usar el ejemplo de Madrid para perpetuar un sistema fiscal que atrae a capitales sospechosos sin control

"He estado siguiendo el debate, incluso en España, sobre si Madrid es un paraíso fiscal o no y me ha alentado por ejemplo escuchar al señor Casado decir que tiene un sistema fiscal diferente del resto de España y que eso no lo convierte en un paraíso fiscal", ha argumentado, obviando las abismales diferencias.

Madrid respeta al 100% el sistema fiscal vigente en España y, simplemente, no recarga la parte de los impuestos correspondiente al tramo autonómico o los reduce al mínimo, pese a lo cual su recaudación es mayor que en el resto de España.

Gibraltar, por contra, es sospechosa de sortear toda carga impositiva, consiguiendo con ello el "empadronamiento" de miles de empresas, en un número incompatible con el tamaño del Peñón y su actividad económica real.

 

Picardo, sin embargo, se limita a señalar que Gibraltar cuenta con un sistema fiscal "diferente" al de otros países y ha pedido olvidar "perjuicios" y falsas realidades y fijarse en la fiscalidad en vez de en el número de empresas asentadas en el territorio de un país.

"El número de empresas o sociedades no es lo que determina si un país es un paraíso fiscal", ha asegurado Picardo, que ha defendido que Gibraltar cuenta con "un sistema regulador que es muy práctico, un sistema anglosajón de transmitir acciones y un sistema legal muy ágil", lo que hace que sea "atractivo iniciar un negocio".

La realidad

Históricamente, sin embargo, Gibraltar ha tenido un sistema fiscal propio ajeno incluso al del Reino Unidos, que ha sido un auténtico imán para los expertos en blanquear capitales. En 2014, contaba con 362 corporaciones que aparecían en los Panama Papers y en los Paradise Papers, y cuenta con unos 14 bancos que mueven 5.200 millones de libras al menos.