| 07 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar
El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar

El PNV aprovecha la deriva de Sánchez para engordar su plan separatista

Los nacionalistas han planteado una hoja de ruta compartida con Cataluña y así lograr un "nuevo estatus".

| A. J. España

El PNV siempre sabe aprovechar su momento para exigir más. Consciente de que Sánchez está ahora vendiendo concordia y convivencia tras los indultos, quiere aprovechar la ola de generosidad del presidente para aliarse con Cataluña y seguir engordando su lista de deseos. 

El encargado de elaborarla ha sido el líder de la formación, Andoni Ortuzar, que ha afirmado que es el momento de construir "un nuevo estatus" tanto para el País Vasco como para Cataluña y se debe basar en el reconocimiento de ambos como naciones, la bilateralidad con el Estado y un sistema de garantías para resolver los conflictos "a través del diálogo y desde el respeto".

 En una entrevista concedida a Euskadi Irratia, Ortuzar ha señalado que ha tenido conversaciones con los presos secesionistas indultados y que su alegría por haber salido de prisión se mezcla con "las dudas" de lo que está por venir.

En su opinión, los indultos son "un buen y necesario punto de partida" para dar comienzo a un proceso de diálogo entre los gobiernos español y catalán, ya que "para comenzar ese proceso, está bien sacar a la gente de la cárcel y que los políticos estén libres".

El dirigente del PNV ha defendido "la total legitimidad" de los políticos catalanes para reclamar la autodeterminación, la independencia y la amnistía, aunque ha considerado que "esas metas, que son las metas finales, se pueden lograr con una gradualización con la que se pueden hacer avances, tanto en su caso como en el nuestro".

Así, el líder nacionalista ha explicado que  "en ese camino hay tres pilares: el reconocimiento de que Cataluña o Euskadi son naciones; la bilateralidad, en la que hay dos partes que debemos estar al mismo nivel con todo el respeto; y un sistema de garantías, porque cuando ha habido conflicto siempre ha mandado el Estado y la respuesta mediante la judicialización ha sido mala, por lo que necesitamos garantías de que, en caso de conflicto, se resuelva a través del diálogo y desde el respeto"

De esta manera, ha sentenciado que  "con ese trípode, con esos tres principios, podemos construir un nuevo estatus, tanto para Euskadi como para Cataluña", ha zanjado, marcando así una especie de hoja de ruta compartida para ambos territorios.