| 26 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Teresa Ribera
Teresa Ribera

Ribera prepara más “racionamientos” para septiembre y pone a Ayuso en la diana

La ministra socialista baraja nuevas restricciones energéticas después del verano y mantiene su “lupa” en Madrid bajo la amenaza de vigilar si acata o no el “decretazo”

| Miguel Centeno España

El decreto de medidas de ahorro energético aprobado de manera unilateral por el Gobierno en Consejo de Ministros sin el consenso de todas las Comunidades Autónomas ni de los sectores empresariales del país sigue trayendo polémica. Y es que el Ejecutivo planea ahora aumentar las restricciones recogidas en el texto inicial para el mes de septiembre, después de las vacaciones de verano. 

Desde Moncloa ven cómo las medidas aplicadas desde este pasado miércoles que recogen el límite de temperatura en los aires acondicionados en 27 grados y la prohibición de iluminar escaparates a partir de las 10 de la noche no son suficientes para cumplir con los compromisos de reducción de consumo energético que ha alcanzado España con la Unión Europea, por lo que esperan redoblar las restricciones y aplicar más. 

Según palabras de la propia ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, este decreto ya aprobado lograría ahorrar aproximadamente un 4 o 5% de energía en todo el país. Eso sí, estamos hablando de previsiones algo optimistas, por lo que la realidad podría ser más difusa. Precisamente por eso, el Ejecutivo quiere blindarse y protegerse las espaldas ante futuros “toques de atención” de Bruselas y aplicar una segunda tanda de medidas de ahorro tras el verano para alcanzar el 7% de recorte energético prometido a la UE.

Todo ello mientras pone en el centro de la “lupa” del Gobierno a la Comunidad de Madrid, que ha dejado caer en numerosas ocasiones que no tiene recursos suficientes para vigilar y multar a los establecimientos que no cumplan dichas medidas. Por ello, Ribera ya ha anunciado que barajan la posibilidad de llevar ante el Constitucional a la presidenta Isabel Díaz Ayuso si no cumple estas restricciones y las que están por venir.

Unas restricciones que formarían parte de una especie de “plan B” que este miércoles confirmó el director general del Instituto para la Diversidad y el Ahorro de Energía, Joan Groizard, en declaraciones a TVE: “Hemos pedido a las comunidades autónomas esta semana que nos hagan llegar sus aportaciones antes de finales de mes para que las primeras semanas de septiembre podamos terminar de cerrar y presentar ese plan de contingencia con algunas medidas adicionales”.

Pero no será la única novedad que traiga septiembre y que afecte a la energía y el precio que se paga por ella: el Gobierno ya ha puesto en marcha la maquinaria para aplicar el Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero (IGFEI). Esta carga fiscal buscará recaudar dinero al Estado a través de la refrigeración, concretamente del conocido como “gas del aire acondicionado”, lo que afectará aún más a los aires acondicionados y, en este caso, también a los que están colocados en las casas de loe españoles, algo que el actual decreto no hace ya que solo afecta a la temperatura de negocios y organismos públicos. 

En concreto este impuesto fiscaliza la fabricación e instalación de las máquinas de aire acondicionado por sus “gases fluorados”, lo que afectará a la fabricación, importación, adquisición intracomunitaria o a la simple tenencia de estos aparatos. 

Es decir, que la instalación del aire acondicionado o su mantenimiento podría ser más cara, o por lo menos así lo están avisando ya desde el sector. En concreto la Confederación Nacional de Instaladores y Mantenedores pone ya cifras a la medida y alertan de que esta medida del Gobierno podrían incrementar entre un 5 y un 10% el precio de instalación de estos aparatos, tanto en hostelería, comercio, pymes, sector público e incluso hogares. 

Una medida que podría afectar mucho al sector de la alimentación y restauración, dependiente de refrigerar alimentos para su conservación y que, con el aumento de las temperaturas, está dispuesto a gastar en nuevos aparatos de aire acondicionado y refrigeración. Y más teniendo en cuenta la escasez de algunos productos esenciales como el hielo para bebidas o recetas y que tan desaparecidos están estas semanas por culpa de la poca oferta y gran demanda que hay. 

Desde Podemos esquivan responsabilidades y culpan de todo al PP

Por su parte y ante estas novedades que afectan a la energía del país, Unidas Podemos, partido que forma parte del Gobierno, parece no querer hacerse cargo de las medidas y las consecuentes críticas hacia las mismas y ha decidido culpar de todo al Partido Popular acusándolos de “cómplices de la pandemia climática”. 

Así lo ha asegurado el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, quien considera que el PP actúa de forma "irresponsable y frívola" al negarse a apoyar el plan de ahorro energético. 

En declaraciones a RNE, ha descrito al PP como el partido del 'no' pese a que ha asegurado que Feijóo de entrada no se opuso a las medidas promovidas por el Gobierno: "Por oportunismo ha cambiado de posición y otra vez parece que es Ayuso quien manda en el PP", ha dicho en referencia a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Según ha indicado, ya han empezado las conversaciones de cara a la votación en el Congreso para que se convalide el decreto, ya que será "una de las primeras medidas" que abordará la Cámara después de verano.

A su juicio, el partido liderado por Alberto Núñez Feijóo "se excluye a sí mismo y está actuando de una forma muy irresponsable y frívola", y ha acusado a los populares de ser cómplice de la pandemia climática y de dar la espalda a Europa buscando judicializar este asunto, en sus palabras.