23 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Irene Montero, con sus colaboradoras, aquel 8M

Alemania destroza las excusas de Sánchez y señala al 8M por el gran contagio

Un nuevo informe demuestra que la negativa del Gobierno a aplazar eventos multitudinarios, pese a los avisos, extendió el virus y coloca a España entre los peores del mundo.

| Yolanda Lorenzo / Javier Rodríguez España

El 8M sí extendió el contagio masivo en España. Y con él los cientos de eventos multitudinarios que el Gobierno permitió para no tener que suspender la gran "fiesta feminista" que llegaba con un pulso entre el PSOE y Podemos por ondear esa bandera por encima del otro.

Es la demoledora conclusión llegada desde Alemania que, a través del Instituto Leibniz, añade otra prueba más a las ya existentes de cómo los retrasos del Gobierno ayudaron a extender una epidemia en marzo que, aún hoy, le pasa una enorme factura a España: con solo el 0.6% de la población mundial, padece el 4.9% de las muertes y el 2.69% de los contagios de todo el planeta.

La institución, de gran prestigio en Alemania, derriba uno de los grandes argumentos del Gobierno para tapar la evidencia de que España es uno de los tres países que más está sufriendo la pandemia pese a que, según su relato, fue de los que primero adoptó decisiones contundentes, como el confinamiento general del país mediante el decreto del estado de alarma de mediados de marzo.

 

Esa medida no fue preventiva, sino reactiva, para frenar una pandemia que pudo contenerse de haber tomado decisiones una semana antes: justo lo que no quiso hacer Pedro Sánchez, pese a constarle desde enero hasta el 6 de marzo advertencias de la OMS y de Europa, para no tener que suspender el 8M.

Leibniz es muy tajante al respecto. "Un retraso de una semana en la introducción de la política reduce la efectividad en aproximadamente tres cuartos de muertes", sostiene el instituto, comparando el rendimiento de los países con más mortalidad, como España, con los que menos la sufrieron, casos de Grecia o Portugal, quienes sí evitaron grandes aglomeraciones, cerraron fronteras parcialmente o limitaron vuelos con Italia que aquí perduraron hasta el 10 de marzo.

"Mayor eficacia"

"En las regiones que estaban en un estado anterior de la epidemia en el momento del cierre, la medida muestra una mayor eficacia que en las regiones donde la epidemia ya estaba más avanzada en el momento del cierre", sostiene el estudio, que demuestra su tesis reconociendo que el confinamiento "salvó" 4.000 vidas, que hubieran sido mucho más de haberse adelantado a principios de marzo.

 

La OMS y la OMC ya advirtieron el 30 de enero de la gravedad de la emergencia

 

El calendario es importante al cruzarse con el discurso del Gobierno y sus falsedades al respecto de cuándo recibió las alertas internacional y lo "rápido" que adoptó medidas en un contexto "imprevisible" que en realidad nunca existió.

Desde el 30 de enero, la documentación acumulada y publicada por ESdiario demuestra que Moncloa era consciente de la amenaza sanitaria en ciernes, por al menos cuatro vías: los informes de su propio Ministerio de Sanidad; los avisos de la Organización Médica Colegial; las alertas oficiales de la Organización Mundial de la Salud y, por último, la advertencia de la propia Unión Europea dos días antes del 8M aconsejando la suspensión de eventos de masas.

Frente a esa secuencia de hechos, informes y datos; Sánchez no solo ha negado todo retraso o negligencia, sino que llegó a vanagloriarse de que su gestión había salvado "450.000 vidas". Leibniz ofrece ahora la misma conclusión que en España ha sido hasta el momento imposible de alcanzar por la negativa gubernamental a someterse a una auditoría externa y a la tutela de una comisión científica imparcial.

La Fiscalía General del Estado, dirigida por Dolores Delgado, ha cerrado al menos de momento la posibilidad de que se investigue judicialmente el comportamiento preventivo del Gobierno, instando al Tribunal Supremo a dar carpetazo a todas las denuncias y querellas interpuestas, entre otros, por médicos y enfermeras.