08 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Felipe VI en el Congreso de los Diputados

Los socios de Sánchez vuelven a retarle con otra emboscada contra el Rey

Con el Gobierno más dividido que nunca, Podemos, gracias a una iniciativa de ERC volverá a tensar las costuras de la coalición, obligando al PSOE a pronunciarse sobre la inviolabilidad

| Andrea Jiménez España

Todas las miradas están puestas en el discurso que este martes pronunciará Felipe VI en el Congreso de los Diputados con motivo del cuadragésimo aniversario del fracaso de la intentona golpista del 23 de febrero de 1981 y celebrar la vigencia de la Constitución de 1978. No en vano, Juan Carlos I fue el artífice de truncar las aspiraciones de Tejero y todo el mundo espera una alusión del Rey al papel de su padre.

Sin embargo, como viene siendo habitual, el resto de los socios de Sánchez escenificarán un nuevo plantón al monarca. ERC, PNV, Bildu, Junts, el PDeCAT, el BNG y la CUP ya han avanzado que no acudirán a esta cita, en línea con lo que suelen hacer en los actos en los que participa el Rey o que conmemoran los aniversarios de la Constitución y seguirán escenificando su rechazo a las instituciones del Estado posteriormente en el Congreso de los Diputados, y obligando a Sánchez a mostrar su postura acerca de la Corona. 

 

De hecho, será por la tarde cuando la Cámara vuelva a convertirse en el lugar para relanzar la ofesiva contra el Monarca, que contará, de nuevo, con el respaldo de Podemos, que sigue tensando la costuras del Gobierno de coalición. Allí debatirán una iniciativa de ERC que insta al Ejecutivo a revocar la inviolabilidad del jefe del Estado y a retirar el aforamiento a Juan Carlos I y otros miembros de la Familia Real, una proposición no de ley registrada tras la aparición de las informaciones sobre las presuntas irregularidades cometidas por Rey emérito, quien a principios de agosto tuvo que marcharse de España rumbo a Emiratos Árabes por las presiones de Moncloa.

Así, ERC, apelando al "principio democrático y de igualdad", pide la eliminación "por completo" de "las prerrogativas de inviolabilidad e irresponsabilidad que puedan amparar comportamientos delictivos o irregulares de la persona del jefe del estado, la Casa Real y cualquier miembro de la Corona" e insta al Gobierno a derogar la reforma que se hizo en 2014, tras la abdicación de Juan Carlos I, por la que se extendía el aforamiento al Rey emérito, la Reina Sofía, la Reina Letizia y la Princesa Leonor.

El PSOE tendrá que retratarse tras abrir la puerta a eliminar la inviolabilidad

De esta manera, los socios de Sánchez obligarán de nuevo al PSOE a retratarse, aunque ya han avanzado que votarán en contra, a pesar de que fue el propio presidente del Gobierno el que abrió el melón de la inviolabilidad al plantear la posibilidad de modificar la ley para poder enjuiciar al Emérito si llegase el caso.

"Este es un Gobierno que ha planteado antes y después de las elecciones, ahora con el Gobierno de coalición y previamente en solitario, una reforma de la Constitución para revisar los aforamientos de los cargos públicos para que estén circunscritos a su actividad parlamentaria y no a otra. Por tanto, creo que si eso lo defiendo para cualquier cargo público, lógicamente también para el jefe del Estado", señaló en una entrevista a 'eldiario.es' e 'Infolibre'.

También la propia vicepresidenta Carmen Calvo ahondó en este asunto, recordando que la inviolabilidad del Rey Felipe VI "se puede abordar perfectamente", aunque tendió la mano a hacerlo con el PP en lugar de con su socio de Gobierno, al tratarse, dijo, de un partido republicano.

Y es que Podemos sigue teniendo en el punto de mira a la Monarquía, como una de las instituciones que se salen de esa "normalidad democrática" que espera alcanzar Pablo Iglesias. De hecho quieren "poner luces y taquígrafos" y "acabar con las cloacas de la Monarquía", según dijo el presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens, despojando a Juan Carlos I de su título, además de amordazar al propio Felipe VI para que, por ley, todos sus discursos sean supervisados por Moncloa.