| 27 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Los pactos de ERC con Sánchez han sacado de quicio a Rahola.
Los pactos de ERC con Sánchez han sacado de quicio a Rahola.

Rahola no se muerde la lengua y lanza un ataque brutal a Rufián y Junqueras

La última mesa bilateral entre Moncloa y ERC y la expulsión de Laura Borrás desata la guerra civil en el independentismo. Habla la "vocera" oficiosa de Puigdemont.

| M.B España

Acusaciones de traición, sumisión y vergüenza. La guerra civil en el independentismo ha estallado en toda su crudeza. La última en hablar, para lanzar un brutal ataque a Esquerra, ha sido Pilar Rahola, la portavoz oficiosa de Carles Puigdemont.

En un artículo en ElNacional, Rahola carga con inusitada dureza contra el partido que gobierna Cataluña y, también, contra la CUP.

"Al fin y al cabo, el gesto de sumisión que han perpetrado ERC y la CUP aceptando la lógica represiva no es más que el colofón de un largo camino de renuncias que tuvo, en la sesión de la mesa de diálogo del día anterior, uno de sus momentos más vergonzosos", señala este lunes Rahola.

"La derivada que ha seguido ERC, y que a menudo ha apuntalado la CUP —que gritan mucho contra el régimen, pero, a la hora de la verdad, siempre acaban siendo cómplices—, esta derivada empezó justo cuando se aplicó el 155, y ya no ha tenido vuelta atrás", añade.

Y concluye con recado incluido a Gabriel Rufián: "La estrategia de ERC viró radicalmente desde aquel preciso momento, y, en un giro brusco de asunción de la derrota, decidió rendirse. ERC no ha hecho más que, desde entonces, aceptar los términos del régimen, apuntalar sus cimientos y comprar su lenguaje, a menudo de una forma burda, como las declaraciones rufianescas de infausta memoria".

"Si sumamos que la maquinaria represiva, vía justicia patriótica, no ha dejado de trabajar ni un segundo, juicio tras juicio, para derribar el movimiento independentista, la sumisión de los republicanos acaba siendo absoluta", concluye Rahola.