| 22 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Ada Colau
Ada Colau

Colau culmina su desprecio a la Guardia Urbana: “No sois bienvenidos al barrio”

Una de las concejalas del equipo de Colau se habría dirigido a varios agentes de la policía local para decirles que abandonaran la zona donde se estaba realizando una verbena

| ESdiario España

Último desprecio absoluto de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a la Policía municipal. Después de que varias personas del equipo de gobierno local de la alcaldesa de extrema izquierda hubiesen mostrado su descontento con los agentes de la Guardia Urbana por las denuncias del cuerpo sobre el aumento exponencial de los delitos en la ciudad condal, este fin de semana se ha dado a conocer una situación que ha supuesto la gota que colma el vaso. 

Y es que, según el sindicato CSIF, varios agentes de la Guardia Urbana han denunciado que mientras estaban patrullando en la Fiesta Mayor del barrio de Sants, una concejala del grupo de los comunes en el consistorio se acercó a ellos y les invitó a abandonar la zona. El motivo: no estaban a gusto con su presencia. 

Según los agentes, la concejala el cuestión se acercó y les dijo que se fueran del lugar “porque allí no eran bienvenidos” y que “no deberían de estar allí”. Un hecho que coincide, casualmente, con la denuncia de este cuerpo de que el número de denuncias por violaciones en lo que va de año ha crecido un 31% con respecto al año 2019, para hacer comparaciones con un año “pre pandemia”. 

Por el momento, ni los comunes ni el PSC, socio de gobierno ya que cedió sus votos para que Colau pudiese mantenerse en el poder con el bastón de mando, han hablado sobre el tema ni han pedido ningún tipo de explicaciones a la presunta concejala que habría despreciado de este modo a la Guardia Urbana, que desde hace meses lleva denunciando la falta de efectivos en la ciudad y el auge de la criminalidad que Colau se empeña en no ver.