13 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Muchos caminos de la Operación Lezo llevan a Eduardo Zaplana.

Zaplana entra en pánico al saber que buscan su rastro en paraísos fiscales

El exministro de Trabajo ha resultado estar en el epicentro de la Operación Lezo por sus negocios con González, que él niega. El lunes llamó a la Audiencia Nacional para conocer su situación

| A.I.M. España

Muchos caminos de la Operación Lezo conducen a Eduardo Zaplana. De sus conversaciones con Ignacio González se deduce que el exministro de Trabajo tenía varios negocios con el expresidente madrileño. Por más que Zaplana negara el sábado pasado en un comunicado tal extremo, así como haber "participado ni auxiliado a nadie en la comisión de hecho delictivo alguno".  

Al serial se une este jueves una información publicada por El Confidencial según la cual González y Zaplana intentaron acceder a María Dolores de Cospedal tras su llegada al Ministerio de Defensa para favorecer a un empresario canario. Aunque sin éxito alguno.

Zaplana llegó a decirle a González que veía dos vías. O bien el propio expresidente madrileño hablaba con Cospedal o bien recurrían al presidente de RTVE, José Antonio Sánchez, según él "íntimo" del marido de la ministra.

El también expresidente de la Generalitat valenciana consiguió librarse del famoso Caso Naseiro y de todos los demás que le han rondado, pero esta vez parece tenerlo más difícil. En el sumario se detalla, entre otras cosas, que junto con González pretendía comprar al 50% una sociedad para, presuntamente, blanquear dinero. Con el abogado uruguayo Fernando Belhot como brazo ejecutor de la operación. 

El juez Eloy Velasco incluyó a Zaplana el lunes en un listado de 60 políticos y empresarios -fundamentalmente- sobre los que ha pedido más información. Según fuentes de la investigación, el exministro podría haber ocultado el dinero de sus comisiones de negocios oscuros en cuentas en paraísos fiscales.

De momento no está imputado, pero es posible que el magistrado acabe haciéndolo. Eso mismo le dijeron al propio Zaplana cuando el lunes tiró de amistades y llamó a la Audiencia Nacional para indagar sobre su situación, según fuentes de su entorno consultadas por ESdiario. El exministro está que se sube por las paredes.