| 04 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La senadora del PSOE, Susana Díaz
La senadora del PSOE, Susana Díaz

Susana Díaz 'irrumpe' en la resaca electoral tras el batacazo de Sánchez

La expresidenta andaluza está en boca de todos tras la pelea que mantuvo con el líder socialista para dirigir el partido y que terminó con su caída.

| A. J. España

Ni Juan Espadas, ni Pedro Sánchez. La persona de la que todos se acuerdan este lunes de resaca electoral es Susana Díaz, la expresidenta andaluza defenestrada por el secretario general del PSOE tras una guerra cainita por el control del partido.

Y es que, el batacazo electoral de los socialistas, que pasan de 33 escaños a los 30 cosechados este 19-J en el Parlamento andaluz, ha servido para que las redes sociales pronto convirtieran en tendencia a Susana Díaz que, tras la 'purga sanchista', ha terminado relegada a la segunda fila de la política al ser designada senadora.

Ya no tiene poder que tenía antaño cuando disputaba la secretaría general del partido al propio Pedro Sánchez, arropada por los grandes nombres del socialismo, pero su nombre resuena sin cesar, pues algunos la imaginan "brindando con champán".

Todo después de que el propio Sánchez apostase por Espadas como candidato y obligase a Díaz a echarse un lado, por lo que hay quien imagina "una irreprimible, turbia, placentera sonrisa de oscura satisfacción" dibujándose en el rostro de la expresidenta.

Todo ello porque las cuentas pendientes entre ambos son muchas. Las rencillas se acumulan desde que Sánchez tuvo que salir de Ferraz en 2016 tras la revuelta de los barones y la situación se enconó en unas primarias a cara de perro en la que el debate entre ambos les llevó a 'despellejarse' en público.

Desde entonces nunca hubo paz, aunque la fingieron y ahora Díaz, permanece quieta. Muchos la imaginan "afilando la navaja" para consumar su venganza, esa que se sirve en plato frío. Y es que, los resultados son lapidarios y el PSOE está temblando.